¿Y los aliados?

- Publicidad -

No fue la primera vez, ni será la última, que el presidente estadounidense Donald Trump arremeta contra México.

El punto fue claro. Pese a que quisieron disfrazarlo de un tema comercial, de lo que en verdad se trataba era de negociar un asunto sobre migración, aunque en las negociaciones no haya aparecido el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Crescencio Sandoval, ni mucho menos la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero quien, por cierto, hace unos meses aseguró que ese no era tema y alardeó de que las autoridades norteamericanas se habían quedado boquiabiertas por la inmediatez con la que la dependencia a su cargo había resuelto la supuesta amenaza de una caravana migrante.

Desconozco si al abrir las puertas del país a los centroamericanos, asegurándoles que habría empleo para ellos, el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador dimensionó las masas venideras.

Pero ante el vendaval y la presión del bully mayor, tuvo que recular.

Su Gobierno este fin de semana se comprometió a enviar 6 mil elementos federales de seguridad a la frontera sur con tal de que nuestro principal socio comercial no aumentara los aranceles a los productos mexicanos.

Fueron tres días de tensión extrema en los que los “países hermanos” guardaron silencio.

No hubo una sola palabra de respaldo para quien desde los primeros días de su Administración quiso jugársela por ellos, anunciando oficialmente proyectos de desarrollo millonarios para la región sur de México y Centroamérica con la finalidad de que los ciudadanos de esas zonas dejaran de migrar.

Ni siquiera el sudamericano Nicolás Maduro se manifestó en apoyo del Gobierno de López Obrador pese a que este ha sido de los únicos que en Hispanoamérica no le ha dado la espalda al venezolano.

Los españoles también brillaron por su ausencia aun cuando sus inversiones en México son también cruciales para la economía de su propio país.

Las razones de la migración son penosas y no pretenderé jamás justificar la intensificación de los controles que, orillados por la Administración de Trump, los mexicanos ahora tendrán que aplicar.

Pero, bondad aparte, ¿tenemos realmente la capacidad de apoyarlos recibiéndolos a gran escala con los brazos abiertos?

Hasta este viernes, Alemania se presumía como un país en el que los migrantes tenían asegurado un lugar en su sociedad, pero ante el arribo en grandes dimensiones de personas indocumentadas, se aprobó un paquete de leyes para acelerar y hacer efectivas las deportaciones de migrantes con orden de expulsión, aunque eso sí, facilitando la incorporación de trabajadores cualificados al mercado laboral.

Es decir, si ellos, teniendo la capacidad de otorgarles a sus ciudadanos el acceso a los servicios básicos tuvieron la necesidad de recurrir a controles más estrictos para frenar la migración ilegal, cuantimás nosotros que no podemos ni darles garantías a los locales. ¿No?

A nivel personal, me provoca un gran conflicto tener que reconocer que no tenemos las posibilidades plenas de apoyarlos.

Pero, ¿cómo hacerlo, si no podemos ni apoyarnos a nosotros mismos?

¿Cómo hacerlo, si ellos se desentendieron cuando más los necesitábamos?

Comentarios