Washington quiere “hechos” en la cumbre climática de Biden

Joe Biden, presidente de EEUU. Foto: POOL / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / Getty Images via AFP
- Publicidad -

Estados Unidos prometió este miércoles presionar a los países más contaminadores del mundo para que “eleven” sus “ambiciones” en la lucha contra el calentamiento global, en la víspera de la gran cumbre climática organizada por Joe Biden.

“No hay mayor desafío para este gobierno, y para Estados Unidos, que combatir la crisis climática”, dijo una funcionaria estadounidense antes de la reunión virtual de este jueves y viernes con unos 40 líderes mundiales, incluido el papa Francisco.

“Todos sabemos que debemos hacer más para doblar la curva de las emisiones globales”, agregó, al tiempo que reclamó “un nivel sin precedentes de cooperación planetaria”.

Otro alto funcionario del equipo de Biden señaló que esperaban “hechos en esta reunión”, un paso hacia la importante conferencia de la ONU, la COP26, programada para noviembre en Glasgow, Escocia.

“Esperamos que los líderes hagan anuncios para aumentar su ambición al indicar los próximos pasos que pretenden dar para ayudar a resolver el problema climático de manera colectiva”, dijo.

– Acuerdo europeo in extremis –

Las principales potencias invitadas, que juntas representan el 80% de las emisiones globales de gases responsables del calentamiento, se prepararon el martes para esta cumbre, que se supone demuestra que Estados Unidos está de vuelta en esta lucha tras la desvinculación ostentada por Donald Trump.

China y Estados Unidos son los dos principales emisores de gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento climático. Su entendimiento se antoja crucial para el éxito de los esfuerzos internacionales destinados a reducir estas emisiones.

A pesar de las fuertes tensiones bilaterales, chinos y estadounidenses parecen decididos a colaborar sobre el clima y Pekín confirmó el miércoles la participación del presidente Xi Jinping en la cumbre virtual organizada por Biden.

El jefe del Estado chino “pronunciará en línea desde Pekín” un “importante discurso” en la cumbre virtual del jueves y viernes, dijo el miércoles el ministerio chino de Asuntos Exteriores, poniendo fin a una cierta incertidumbre en cuanto a su participación.

También en desacuerdo con los estadounidenses, Vladimir Putin prometió que Rusia, un importante productor de hidrocarburos, actuaría “severamente” para “enfrentar los desafíos del cambio climático”.

El presidente ruso se ha fijado el objetivo de que el volumen acumulado de emisiones netas de gases de efecto invernadero de su país caiga por debajo del promedio establecido por la Unión Europea durante los próximos 30 años.

En cuanto a la UE, precisamente, podrá plantear una postura positiva después de un acuerdo in extremis entre los eurodiputados y los Estados miembros sobre una reducción neta de “al menos el 55%” de sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 en comparación con el nivel de 1990.

Pero estos esfuerzos quedan, según los expertos, por debajo de los objetivos del Acuerdo de París establecido en 2015, el cual puso como objetivo mantener el calentamiento global por debajo de + 2 °C, si es posible + 1,5 °C, en comparación con la era preindustrial.

Estados Unidos, el segundo país más contaminador, se ha comprometido a reducir sus emisiones entre 26 y 28% para 2025, en comparación con 2005. Los expertos esperan que establezca un nuevo objetivo de reducir a la mitad para 2025- 2030.

Biden, que quiere erigirse como líder mundial en la lucha contra el calentamiento, debe aplanar la inconstancia de su país en este asunto.

El regreso estadounidense al Acuerdo de París no es “glorioso”, había dicho la diplomacia china la semana pasada, burlándose de “un mal alumno que vuelve a los pupitres de la escuela después de haberse saltado los cursos”.

En ausencia de Estados Unidos durante la era Trump, Pekín había asumido un papel importante junto a la UE en la lucha contra el cambio climático.

Así, Xi Jinping había suscitado aplausos a finales de 2020 al anunciar que su país comenzaría a reducir sus emisiones de CO2 antes de 2030, para lograr en 30 años la “neutralidad de carbono”, es decir, retener tantos gases como se emiten.

El entendimiento entre China y Estados Unidos es crucial para el éxito de los esfuerzos internacionales, por lo que las dos potencias rivales parecen decididas a dejar temporalmente a un lado sus diferencias para colaborar más activamente en el clima.

El sábado se comprometieron a “cooperar” sobre el cambio climático, después de una visita a Shánghai del enviado estadounidense John Kerry, quien consideró “suicida” cualquier falta de colaboración.

Además de la cumbre sobre el clima organizada por iniciativa de Biden, se prevén otros dos acontecimientos importantes en materia de medio ambiente en 2021: la COP15 biodiversidad, en octubre en China, y la COP26 del clima en Glasgow.

Entre los países invitados, figuran las potencias que integran con Estados Unidos el G7 (Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) así como cinco países latinoamericanos: Argentina, Chile, Colombia, Brasil y México.

Las metas nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero no están a la altura de la emergencia climática, especialmente las de los países más contaminantes, advierte la ONU, seis años después del Acuerdo de París.

Pero la primera serie de “Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional” (NDC) presentadas por los países abocaba al planeta a un aumento de la temperatura de entre +3 ºC y +4 ºC.

Los Estados debían anunciar sus nuevos compromisos a finales de 2020, pero más de la mitad no lo hicieron, a la espera de la COP26 sobre el clima, que se celebrará en noviembre en Glasgow (Reino Unido), tras su aplazamiento el año pasado debido a la pandemia.

China

En su primera NDC de 2016, China, responsable de más del 25% de las emisiones mundiales, se comprometió a reducir su intensidad carbono –las emisiones de CO2 respecto al PIB–, entre 60 y 65% para 2030 y alcanzar su pico alrededor de esa fecha.

China se halla en vías de alcanzar esa meta, y a la vez el presidente Xi Jinping anunció en septiembre de 2020 un nuevo propósito: la neutralidad carbono para 2060.

Sin embargo, Pekín todavía no ha ofrecido ningún detalle sobre su plan ni inscrito su NDC revisada.

A la vez, el grupo Climate Action Tracker (CAT) sigue considerando que los compromisos chinos son “muy insuficientes”.

Estados Unidos

Segundo emisor mundial, Estado Unidos se comprometió bajo la presidencia de Barack Obama a reducir sus emisiones de entre 26 y 28% para 2025, respecto a 2005.

Esta meta podría alcanzarse pese a la retirada temporal de Estados Unidos del Acuerdo de París, durante la presidencia de Donald Trump.

Con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, Estados Unidos se fijó el objetivo de neutralidad carbono para 2050.

Está previsto además que el presidente anuncie la NDC revisada durante la cumbre internacional sobre el clima prevista para esre jueves y viernes en formato virtual.

Unión Europea

La UE se comprometió en 2015 a reducir sus emisiones de CO2 en al menos 40% para 2030 respecto a 1990. El objetivo fue aumentado en diciembre a “al menos 55%” para 2030.

Pero, según el CAT, este sigue siendo incompatible con las metas de París.

Fuera de la UE, Reino Unido presentó sus aspiraciones: el primer ministro Boris Johnson anunció el martes un nuevo objetivo de reducir sus emisiones en 78% para 2035, respecto a 1990.

India

Como en el caso de China, el compromiso inicial de India se basa en una reducción de la intensidad carbono: entre 33 y 35% para 2030 respecto a 2005. Una trayectoria “compatible” con un mundo a +2 ºC, según el CAT.

India no anunció todavía una nueva NDC.

Rusia

Rusia, que se adhirió formalmente al Acuerdo de París en 2019, formuló su primera contribución nacional a finales de 2020.

Retoma su compromiso precedente de reducir 30% sus emisiones respecto a 1990, una meta juzgada “considerablemente insuficiente” por el CAT.

Japón

Japón se comprometió en 2016 a reducir sus emisiones en 26% para 2030 respecto a 2013. Su nueva NDC sometida en marzo de 2020 no modificó esta cifra.

Pero el primer ministro Yoshihide Suga anunció un objetivo de neutralidad carbono en 2050 y el gobierno aseguró que presentará una revisión “ambiciosa” de su NDC.

¿Y los demás?

Entre los otros grandes países emisores, Brasil, México, Australia y Corea del Sur presentaron –sin anunciarlas públicamente– sus NDC revisadas, pero sin reforzar sus objetivos, según expertos.

El CAT cree que las metas de México y Brasil habrían incluso retrocedido.

Indonesia, Canadá, Arabia Saudita y Sudáfrica no depositaron nuevos compromisos, incluso si este último acaba de revelar un proyecto más ambicioso.

En total, unos 80 países que representan menos de 30% de las emisiones mundiales presentaron sus NDC revisadas. Según la ONU, su impacto conjunto supondría menos de un 1% de reducción de emisiones de aquí a 2030, respecto a 2010, muy lejos del 45% necesario estimado por los científicos.

Neutralidad carbono

A largo plazo, el Acuerdo de París cita un objetivo de “equilibrio” entre las emisiones y la absorción de gases de efecto invernadero, “en el transcurso de la segunda mitad del siglo”.

Por eso, cada vez más países anuncian fechas más precisas y próximas para la neutralidad carbono, la mayoría para 2050.

Pero para alcanzarla, es necesario a corto plazo “planes coherentes y creíbles para reducir las emisiones de CO2 de 45% de aquí a 2030”, según el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

(AFP)

Comentarios