Vinculan a proceso a sacerdote por homicidio de Leonardo Avendaño

Frente a las salas de oralidad del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, feligreses manifestaron su apoyo al sacerdote detenido
- Publicidad -

Este lunes, el padre Francisco Javier Bautista fue vinculado a proceso por el homicidio calificado del joven Leonardo Avendaño.

Un juez de control determinó su probable participación en la muerte del seminarista y le impuso la medida cautelar de prisión preventiva que tendrá que cumplir en el Reclusorio Oriente.

Además, el juzgador estableció un lapso de tres meses para el cierre de la investigación complementaria.

El Ministerio Público acusó al párroco de participar directamente en el asesinato de la víctima, quien fue estrangulado y su cuerpo localizado el pasado 12 de junio en un baldío de la colonia Héroes de 1910, en Tlalpan.

En la última comparecencia, el sacerdote llegó a las instalaciones del Tribunal de Justicia capitalino con un semblante relajado, pero terminó desencajado al ponerse en evidencia las contradicciones en las que incurrió.

Aunque el religioso declaró que el último día que vio a la víctima fue el 10 de junio, las investigaciones arrojaron que no fue así, incluso, previo al hallazgo el joven se supo que estuvo durante cuatro horas en el domicilio del presunto agresor y su auto fue detectado sobre la carretera Picacho-Ajusco.

Leonardo avisó, a su hermano y un amigo, que visitaría el templo.

El sacerdote también aseguró que había olvidado su teléfono dentro del coche del joven, razón por la que ambos equipos fueron geolocalizados en la iglesia y durante el trayecto al descampado, durante la madrugada del 12 de junio.

Los investigadores detectaron el celular del párroco horas después muy cerca del templo, en la colonia Ampliación Miguel Hidalgo, cuando la lógica indica que debió permanecer en el auto.

Además de presentar a dos empleadas de la iglesia como testigos, la defensa del imputado, conformada por 10 abogados de dos despachos distintos, recurrió a un dictamen pericial alterno.

Los resultados de los peritajes y la necropsia hechos por las autoridades arrojaron que el joven, de 29 años, murió estrangulado en los asientos traseros del vehículo, y entre su ropa fueron localizados dos envoltorios con presunta cocaína.

El sacerdote ofició la misa de cuerpo del estudiante de maestría en la parroquia Cristo Salvador y el pasado 19 de junio fue detenido por elementos de la Policía de Investigación.

Durante la comparecencia, amigos y gente cercana al padre realizaron oración y alabanzas frente a las instalaciones del Tribunal Superior de Justicia en su apoyo.

(Con información de Milenio y Reforma)

Comentarios