Viktoria Modesta, una bailarina “biónica” en el cabaret parisino

Foto: Geoffroy VAN DER HASSELT / AFP
- Publicidad -

La modelo y bailarina Viktoria Modesta, nacida con una malformación y amputada de una pierna a los 20 años, bailará con prótesis en el mítico cabaret Crazy Horse de París.

Esta británica de 31 años cuenta su historia de superación en uno de los salones de paredes rojas y luz tenue del cabaret. Va vestida de negro, con el cabello recogido en un moño y luce uñas largas de color metalizado.

Actuará del 3 al 16 de junio, rodeada de bailarinas vestidas solo con juegos de luces.

“Cada prótesis artística se creó para un proyecto específico, cuenta toda una historia”, afirma.

Viktoria es conocida por el vídeo de su canción “Prototype” en el que aparece con una pierna protésica. Se volvió viral en YouTube y en las redes sociales.

Nació en Letonia, entonces una república soviética, con una malformación en cadera y pierna. Cuando cumplió 20 años optó por someterse a una amputación “por motivos médicos y psicológicos”.

Una forma de recuperar el control de su cuerpo y cortar con un pasado doloroso.

“La sociedad hacía todo lo posible por destruirme como ser humano. Cuando nací a mi madre no le permitieron verme durante cinco días, incitándola a enviarme a un orfanato. Ella me salvó”, asegura.

“Demasiadas personas me juzgaban cuando no era asunto suyo: vendedoras, ancianas que decían ‘Dios mío, ¿cómo vas a sobrevivir? ¿quién se casará contigo?”.

“Crecí en un entorno extremo, con una mentalidad brutal que consideraba ciudadanos de segunda a todos aquellos que no eran biológicamente ‘correctos’. Me sentía tan excluida que tenía que crear mi nueva identidad”.

“Mi espíritu creador no se compenetraba con mi condición física y quería realmente solucionarlo. El cuerpo es lo único que nos pertenece, quería reapropiármelo, era una cuestión de supervivencia”, añade Viktoria.

Se inspiró en el diseñador británico Alexander McQueen y el artista estadounidense Matthew Barney.

Con una prótesis de diamantes, Viktoria Modesta actuó en 2012 en la clausura de los Juegos Paralímpicos de Londres ante 90 mil personas. “Entonces pensé que el hecho de haber sido amputada no me convertía en alguien diferente. Hay millones de personas en esta situación. Es mi visión del mundo la que marca la diferencia”.

Pasó buena parte de su vida en el Reino Unido. Ahora vive en Estados Unidos y se siente “ciudadana del mundo”. Vuelve a Europa del Este, a Rusia, “no demasiado a Letonia”, por motivos de trabajo pero no habla ruso ni letón.

Viktoria  – bautizada Modesta por su bisabuela polaca católica – reconoce que guarda una parte de la cultura soviética, una mezcla de resistencia y combatividad.

Para ella, la experiencia con el Crazy Horse, “que representa perfectamente la esencia femenina” será “un viaje muy personal”, en el que quiere encontrar “un buen equilibrio entre la fuerza y la vulnerabilidad”.

“Antes pensaba que debía dejar mi sexualidad de lado para convertirme en una artista respetada. He decidido hacer lo contrario”.

“Quería transmitir el mensaje de que la mujer moderna es alguien que elige lo que quiere ser, sin ningún límite. ¿Tierna o dura? Hay que crear un cóctel personal. Voy a explorar varias facetas de mí en este espectáculo”.

(AFP)

Comentarios