Un video de una reunión ministerial expone las entrañas del gobierno brasileño

Brasil superó a Rusia como segundo país del mundo con más casos confirmados de la pandemia, por detrás de Estados Unidos.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: Sergio LIMA / AFP
- Publicidad -

Un juez de la Corte Suprema de Brasil liberó este viernes la difusión del video de una reunión ministerial dirigida por el presidente Jair Bolsonaro en la cual se evocan en términos poco amenos los principales temas del momento, como la pandemia de coronavirus.

En un momento del video, Bolsonaro califica de “bosta” al gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, y de “estiércol” al de Río de Janeiro, Wilson Wietzel, por impulsar medidas de confinamiento social que a ojos del mandatario ultraderechista limitan las libertades y son ruinosas para la economía.

El mismo juez del Supremo Tribunal Federal (STF), Celso de Mello, generó por otro lado una virulenta reacción del gobierno al transmitir un pedido de aprehensión del celular de Bolsonaro. Una decisión que, de ser aceptada por el fiscal general, tendría “consecuencias imprevisibles” y comprometería la “estabilidad”, según el jefe del Gabinete de Seguridad Nacional (GSI), el general Augusto Heleno.

Tanto el pedido de aprehensión del celular, presentado por partidos de la oposición, como la liberación del video de la reunión ministerial del 22 de abril se inscriben en la investigación abierta después que el ministro de Justicia, Sergio Moro renunciara al cargo, alegando que el mandatario ultraderechista había tratado de interferir en investigaciones policiales para proteger a familiares y amigos.

Bolsonaro asegura que la grabación no lo incrimina. A pesar de admitir que en la reunión se refirió a amigos y familiares, alega que estaba hablando de su seguridad personal y no de blindarlos ante investigaciones de la PF.

En el video, que las televisiones brasileñas pasaban una y otra vez por la noche, se le oye decir: “¡Ya traté de cambiar a personas de nuestra seguridad en Río de Janeiro, oficialmente, y no lo conseguí! No voy a esperar a que jodan a toda mi familia, a mis amigos, porque no puedo cambiar a alguien de la seguridad en la punta de la línea de nuestra estructura”.

Un voluntario aplica desinfectante en la favela Santa Marta en Río de Janeiro, Brasil

– El factor “miedo” –

En la reunión se discute la estrategia ante la covid-19, que estaba ya en plena expansión en Brasil y que hasta este viernes dejó más de 21.000 muertos.

El ministro de Salud, Nelson Tech, que renunció al cargo el 15 de mayo por discrepancias con Bolsonaro, insiste en la necesidad de tranquilizar a la población para dominar el factor “miedo”.

“Mientras no le mostremos a la sociedad que controlamos la enfermedad, cualquier tentativa económica será mala, porque el miedo impedirá considerar a la economía como una prioridad”, sostiene.

El video, del que solo se excluyeron pasajes con referencias a “determinados Estados extranjeros”, Bolsonaro ataca con virulencia a los gobernadores Doria y Witzel.

“¡Esos tipos quieren nuestras hemorroides! ¡Nuestra libertad! Eso es una verdad. Es lo que esos tipos hicieron con el virus, esa bosta de gobernador de Sao Paulo, ese estiércol del de Río de Janeiro”, exclama.

Trabajadores de la salud en el área de cuidados intensivos en el hospital Gilberto Novaes en Manaos, Brasil

– Aprovechar la covid para deforestar –

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, instó a sus colegas a aprovechar que la atención mundial está centrada en la pandemia para avanzar en la legalización de actividades agropecuarias y extractivas en áreas protegidas de la Amazonía.

“Tenemos la posibilidad de aprovechar este momento en que la atención de la prensa está volcada casi exclusivamente en la covid (…) para ir modificando todo el reglamento y simplificando normas” en ese campo, explicó Salles.

La organización ambientalista WWF expresó su “indignación” por esos propósitos, que “demuestran que Salles es consciente de que lo que propone es ilegal”.

En su intervención, el canciller Ernesto Araújo afirma que la crisis, lejos de aislar a Brasil debido a su rechazo de las recomendaciones sanitarias mundiales, le ofrece la oportunidad de convertirse en uno de los grandes de este mundo.

“Estoy cada vez más convencido de que Brasil tiene hoy las condiciones, la oportunidad, de sentarse a la mesa de los cuatro, cinco o seis grandes países que van a definir el nuevo orden mundial” de la pospandemia, sostiene.

(AFP)

Comentarios