De vegetales o a partir de células, se multiplican las alternativas a la carne

Foto: Robyn Beck / AFP
- Publicidad -

Entre Burger King, que ofrece una versión vegetariana de su famosa hamburguesa “Whopper”, o la exitosa llegada a Wall Street de la start-up vegana Beyond Meat, las compañías que ofrecen alternativas a la carne están en aumento.

A continuación, un breve resumen del sector:

Productos a base de vegetales

El filete de soja ha existido durante mucho tiempo y es un clásico en las tiendas de productos orgánicos. Pero algunas compañías han dado un paso más en los últimos años utilizando tecnologías sofisticadas para imitar el sabor, la textura e incluso la sangre de la carne.

Usan remolacha, garbanzos o aceite de coco para hacer hamburguesas, salchichas y carne picada.

Entre las empresas nuevas más conocidas están Beyond Meat, que acaba de estrenarse en Wall Street como una de las estrellas de la tecnología; o Impossible Burger, que se ha asociado con Burger King.

Se benefician de los cambios en los hábitos alimentarios de cierta parte de la población que limita su consumo de carne por razones medioambientales, de salud o de protección de los animales.

Carne “celular”

La primera hamburguesa “in vitro”, elaborada a partir de células madres de vacas por un científico holandés de la Universidad de Maastricht, Mark Post, se presentó en 2013. Fue bautizada como “Frankenburger”.

Desde entonces, varias empresas emergentes han llegado al mercado en Estados Unidos, Israel, Holanda o Japón, para tratar de fabricar, solo a partir de células animales, presas de pollo, pato, cerdo o pescado.

Aunque todavía no han logrado lanzar una producción masiva para bajar suficientemente los precios, la empresa estadounidense Memphis Meat y la holandesa Mosa Meat han anunciado que quieren comercializar un producto a partir de 2021.

Un lugar en el mercado

Las ventas de productos vegetales para reemplazar la carne convencional crecieron un 23% en 2018 en Estados Unidos, según The Good Food Institute, una asociación que promueve el sector; pero aún representan menos del 1% del mercado de carne en el país.

Y las inversiones en el sector siguen siendo pequeñas: en 2018, se invirtieron 673 millones de dólares en empresas que elaboran con vegetales productos equivalentes a la carne, los huevos o la leche.

Una cantidad irrisoria si se compara con los 96 mil 600 millones de dólares invertidos en el sector de la tecnología agrícola o los 25 mil millones desembolsados en el del cannabis.

Para Danielle Beck, representante de la Asociación Americana de Productores de Carne de Res (NCBA), el entusiasmo por estos nuevos productos no representa una amenaza para los ganaderos.

Con el aumento de los niveles de vida en los países emergentes, “la demanda de proteínas sigue siendo fuerte”, señala. Y cuando la población mundial alcance los 10 mil millones en 2050, “la necesitaremos en todas sus formas”, predice.

(AFP)

Comentarios