Mario Vargas Llosa, el gran ausente en la contienda presidencial de Perú

30 de noviembre de 2019.-Mario Vargas Llosa, durante la edición 32 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara
- Publicidad -

El premio Nobel de Literatura peruano Mario Vargas Llosa, omnipresente en la política peruana en las últimas tres décadas apoyando o demoliendo candidatos, ha sido el gran ausente en la campaña hacia las elecciones del domingo.

El silencio del escritor, quien reside hace años en España, no deja de ser llamativo en esta reñida contienda en que ninguno de los 18 postulantes supera el 10% de preferencias, según los últimos sondeos publicados.

La campaña estuvo marcada por una apatía sin precedentes, fruto de la crisis económica y de la pandemia de coronavirus que golpea duro a Perú con 1,6 millones de contagiados y 54.000 muertos.

“Estoy seguro que habrá ocasión de pronunciarme al respecto [de los candidatos] con mucha claridad, como lo he hecho siempre”, declaró el novelista de 85 años a la radio peruana RPP en octubre de 2020, cuando abordó el tema de la presente campaña por única vez.

“Espero que haya algún candidato que represente aquello que yo creo, es lo que sería mejor para el Perú, una democracia renovada, liberal, que luchara abiertamente y de una manera implacable contra la corrupción”, apuntó entonces desde Madrid, donde reside con su pareja, Isabel Preysler.

Su opinión ha sido clave para dirigir el voto hacia algún candidato o sepultar las aspiraciones de aquellos con quienes no simpatizaba, desde que en 1990 un desconocido Alberto Fujimori lo derrotara inesperadamente en las urnas cuando él era favorito.

Entre los candidatos con opciones figuran Keiko Fujimori (hija de su rival de 1990), el economista liberal Hernando de Soto, el exfutbolista George Forsyth, el centroderechista Yonhy Lescano y el ultraconservador católico Rafael López Aliaga.

Además, hay dos candidatos de izquierda, sector con el que el escritor no comulga: el maestro sindicalista Pedro Castillo y la antropóloga Veronika Mendoza.

– Kuczynski y Humala –

En la campaña de 1990 Vargas Llosa recibió el activo apoyo de De Soto, pero ambos se enemistaron pocos años después.

La última vez que el autor de “La ciudad y los perros” hizo campaña fue en 2016, cuando llamó a votar por Pedro Pablo Kuczynski, un exbanquero de Wall Street que tuvo un opaco gobierno y renunció en marzo de 2018 salpicado por el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

Aquella vez, describió a Kuczynski como “una persona muy preparada, que tiene unas credenciales impecables porque nunca, hasta hoy, ha sido acusado de nada deshonesto”.

“Sería una catástrofe para el Perú que se eligiera a Keiko Fujimori. Sería la reivindicación de una dictadura”, afirmó sobre la rival del banquero en la segunda vuelta de 2016.

Keiko es la heredera política de su padre octogenario, quien cumple desde 2009 una condena de 25 años de prisión por crímenes contra la humanidad y corrupción bajo su gobierno (1990-2000).

– “Sida o cáncer” –

El premio Nobel de Literatura 2010 recomendó en 2011 votar por Ollanta Humala, un exmilitar apoyado por el presidente izquierdista brasileño Lula y antiguo aliado de Hugo Chávez. Su rival en segunda vuelta también era Keiko.

“No va ocurrir, me niego a creer que mis compatriotas van a ser tan insensatos de ponernos en la disyuntiva de elegir entre el sida y el cáncer terminal, que es lo que serían Humala y Keiko”, había dicho previamente sobre ellos.

En 2006, exhortó a votar por Alan García, “el mal menor”, quien había sido uno de sus mayores adversarios políticos en la década de 1980, para evitar la victoria de Humala.

“Dije que había que votar por él, aunque fuera tapándose la nariz”, matizó años más tarde Vargas Llosa.

El caso Odebrecht ha sido utilizado contra Vargas Llosa debido a que todos los candidatos que él apoyó se vieron salpicados por este escándalo.

La constructora brasileña admitió que pagó 29 millones de dólares en sobornos para ganar contratos de obras públicas en Perú entre 2004 y 2015, periodo que abarca los gobiernos de Alejandro Toledo (2001-2006), en el que Kuczynski fue ministro; Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).

“Por supuesto [que me siento decepcionado]”, dijo el autor de “La Fiesta del Chivo” sobre los candidatos que había apoyado.

(AFP)

Comentarios