Urge poner a dieta a los partidos

- Publicidad -

La fracción parlamentaria de Morena en la Cámara de Diputados, finalmente propuso la tan esperada reforma constitucional, prometida en campaña, para bajar a la mitad el financiamiento para las actividades ordinarias de los partidos políticos, es decir, las asignaciones para gastos de campaña, se cuecen aparte.

Actualmente, el gasto para financiarlos se obtiene de multiplicar el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el 65 por ciento del valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA). 

La propuesta de reforma es reducir el factor de 65 por ciento por el de 32.5 por ciento del valor diario de la UMA, para calcular la bolsa a repartir entre los partidos.

El resultado de la fórmula actual implica para este año un gasto de 4 mil 965 millones de pesos del dinero de los mexicanos que serían distribuidos de la siguiente manera:

Morena, 1 mil 563.9 millones de pesos; el PAN, 855.3 millones; el PRI, 805.2 millones; el PRD 389.5 millones; el PVEM, 371.4 millones; MC, 357.4 millones; el PT, 339.5 millones; y en el aberrante caso de que el TEPJ reviva al PES, le tocaría la friolera de 283.3 millones de pesos.

Con la iniciativa presentada por el coordinador de Morena, Mario Delgado, y la vicecoordinadora, Tatiana Clouthier, se pretende modificar el artículo 41 de la Constitución para reducir el factor a la mitad, lo que implicaría un ahorro, tan solo para este año, de casi 2 mil 500 millones de pesos.

Cabe recordar, que el origen del sistema de financiamiento público a los partidos políticos, se remonta al año de 1996 con el propósito de hacer más equitativos los procesos electorales ante la hegemonía y la aplanadora del aparato del Estado.

Desde entonces, los recursos públicos que se han destinado para sufragar los gastos ordinarios de los partidos políticos han crecido como la espuma, pasando de 386 millones de pesos en 1997 a 3 mil 941 millones de pesos; en veinte años, se ha multiplicado por diez.

El hartazgo de la sociedad por los partidos políticos no es gratis y uno de los factores más señalados por la población es justamente ese; para la población en general, el costo que representa para todos, el mantenerlos, es injustificable.

Adicionalmente, a lo largo de estos veinte años, hemos visto cómo en un sinnúmero de casos, los partidos políticos se han convertido en grandes negocios familiares o de grupo, en franquicias políticas de otros partidos y en una fuente de riqueza inexplicable para muchos personajes que pretenden mantener con alfileres sus intereses económicos, vía las propias prerrogativas, sin importarles un carajo si abonan o no a la vida democrática del país.

Sin hacer más historia, al día de hoy, es el caso del PRD, controlado desde hace años por los Chuchos (Jesús Zambrano y Jesús Ortega); el PT, históricamente en manos de Alberto Anaya; el PVEM, inicialmente de Jorge González Torres para después heredárselo a su hijo, el siempre escandaloso, Jorge Emilio González Martínez, el Niño Verde; MC, con el eterno Dante Delgado; y el PES que se debate entre la muerte y la maroma por no haber alcanzado el mínimo requerido para mantener su registro.

Miles de millones han servido para enriquecer a pocos, ya va siendo hora de que todos los partidos políticos asuman las consecuencias de sus actos y se ajusten a la realidad actual y al sentir de la población.

La historia, que esperemos esté por escribirse, los exhibirá como demagogos o como resignados; lo que es un hecho, es que el gran negocio, se les reducirá a la mitad y para el 2021 tal vez tendrá que cerrar.

La propuesta de Morena podrá sonar populista, pero es una demanda social y es de las iniciativas que han quedado pendientes desde hace varios años, la posición en la que se encuentran los partidos políticos, se la han ganado a pulso, ya es hora de ponerlos a dieta rigurosa.

Este es el tipo de iniciativas en las que celebro que exista una mayoría dominante, la celebro sin desperdicio, ni regateo.

Comentarios