- Publicidad -

Una explosión en la comunidad de El Mango, en Tierra Blanca, Veracruz provocó cuatro muertos, quienes aparentemente, sólo circulaban por el lugar en una camioneta cuando estalló una toma clandestina en el poliducto Minatitlán-México.

En un comunicado, Petróleos Mexicanos (Pemex) aseguró que las personas que fallecieron en el lugar, no trabajaban para la empresa, ni el vehículo es propiedad de ella, tal aclaración viene a cuento debido a que, durante esta semana, la empresa reveló que en la última década 144 de sus trabajadores han sido detenidos por sospechar su complicidad con el robo de hidrocarburos.

Y es en Veracruz donde se ha detenido al mayor número de personas, pues han caído 44 empleados, y curiosamente en Puebla, donde los delincuentes se han  enfrentado con las Fuerzas Armadas creando verdaderos escenarios de guerra, sólo se detuvo a un trabajador el año pasado.

Pemex reportó entre 2007 y enero de 2017 un total de 19 mil 401 denuncias por robo de combustible a través de tomas clandestinas.

Saber cuánto se pierde por el robo de hidrocarburo, se vuelve una misión complicada, pues un dictamen de la Cámara de Diputados, que sirvió como base para legislar sobre el endurecimiento de penas para el robo de crudo, especificaba que en el quinquenio de  2009 y 2014 Pemex habría perdido 46 mil millones de pesos por la comisión de este delito.

Mientras que otras cifras revelan que las pérdidas ascendieron a 97 mil millones de pesos.

Pero lo que debe preocuparnos, más que el dinero, es lo que estamos perdiendo como sociedad; cada vez más, el robo de combustible crea células, que a su vez, crean poblaciones, de donde se pertrechan municipios que rebasan el poder de los estados, esperemos por el bien del país que no siga avanzando, y evitemos más fugas de sangre.

(Con información de Notimex)

Comentarios