Una carta de empleado de Google pone sobre la mesa el machismo en Sillicon Valley.

- Publicidad -

James Damore un ingeniero del gigante tecnológico  Google, ha desatado una gran discusión con un documento de diez páginas que escribió, en el que criticaba los esfuerzos de la compañía para avanzar hacia la paridad de género y que le costó su empleo.

El texto argumenta entre otras cosas,  sobre la menor presencia de mujeres en las tecnológicas y en los puestos de liderazgo responde a diferencias de personalidad y biológicas entre los géneros y reclamaba fomentar la diversidad ideológica frente a las iniciativas favorables a las minorías.

Este polémico memorando  interno, que ya provocó el despido de Damore,  ha colocado a Google en el centro de la “guerra cultural” en Silicon Valey y de un debate que abarca desde el machismo en el mundo de la tecnología hasta lo que para algunos es un exceso de corrección política en las empresas del sector.

Google decidió despedir a Damore desde el día de ayer, al considerar que sus palabras violan el código de conducta de la compañía y promueve dañinos estereotipos de género.

Este hecho lejos de calmar la crisis, ha echado más leña al fuego en lo que muchos medios estadounidenses describen ya como una guerra cultural en la industria tecnológica.

Damore ha adelantado que probablemente demandará a Google aunque los expertos legales no le vaticinan mucho éxito.

El ingeniero antes de ser despedido presentó una queja laboral este lunes, en la que acusaba a la compañía de tergiversar sus palabras para silenciar sus opiniones.

Mas allá de la posible batalla legal lo que Damore ha conseguido de pronto es convertirse en un estandarte para muchos conservadores estadounidenses y sus quejas sobre lo que consideran que es una cruzada de ciertas élites contra sus opiniones.

La web Breitbart una de las favoritas de la nueva derecha estadounidense defendía esta semana su memorando y acusaba a Google de crear listas negras para perjudicar a trabajadores con ideas políticas divergentes.

Este martes Damore, (a quien Julian Assange ha ofrecido trabajo) defendió sus ideas en una larga entrevista con Stefan Molyneux un rostro muy conocido de ese movimiento y abanderado de la lucha contra la “corrección política” y los ideales de diversidad de los progresistas.

La llamada “Alt-right” uno de los apoyos más fieles del presidente estadounidense Donald Trump tiene en su punto de mira desde hace tiempo a Silicon Valley al que ve como símbolo del globalismo y las políticas liberales que odia.

Del otro lado Google y toda la industria tecnológica dominada mayoritariamente por hombres blancos, están bajo presión por su falta de diversidad y por una cultura empresarial que muchas voces, sobre todo la izquierda consideran machista.

Las repetidas acusaciones de acoso sexual y discriminación por ejemplo, han forzado en los últimos meses la salida de buena parte de la dirección de Uber, uno de los proyectos más exitosos de Silicon Valley.

Hoy en día las  mujeres representan sólo un tercio de su plantilla y sólo un 20% de su personal técnico.

El diario británico The Guardian ha publicado hoy que más de 60 mujeres que trabajan o trabajaron en Google están preparando una demanda colectiva denunciando el supuesto sexismo y las diferencias salariales en la firma.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos ya puso en marcha un caso argumentando que Google paga menos a las mujeres en forma sistemática, una iniciativa que ha llevado a un juez a exigir a la empresa que ofrezca datos de sus salarios.

Con información de El Universal.

Comentarios