“Una brazada, una visión a la vida” para que niños invidentes continúen estudiando

Marcos Velázquez y Patricia Guerra
- Publicidad -

Con la finalidad de que 190 niños invidentes o débiles visuales puedan continuar estudiando en escuelas regulares se realizará este 26 de julio “Una brazada, una visión a la vida”.

Patricia Guerra, atleta y directora de la Fundación KIO Networks nadará al lado del triatleta Marcos Velázquez en las aguas del Mar de Cortés en La Paz, Baja California.

El reto será nadar desde Balandra a Puerta Cortés, es decir 14.77 kilómetros.

Patricia tiene una amplia trayectoria en aguas abiertas, tanto a nivel nacional como internacional, fue la tercera mexicana en cruzar el Canal de la Mancha.

Por su parte Marcos Velázquez, es triatleta, conferencista y rehabilitador físico, y es un ejemplo para jóvenes invidentes, pues perdió la vista desde los 14 años.

En entrevista, Patricia Guerra afirma que en Fundación KIO pusieron el foco es hacer un México digitalmente accesible.

Pero para estos chiquitos no es accesible, pues son débiles visuales o ciegos que son de escuelas privadas, que cuando pasan a la secundaria inmediatamente necesitan una computadora con un software habilitado.

Los pequeños que no son de escasos recursos, los padres adquieren esta computadora y entran directo a la secundaria, pero los niños que son de escasos recursos, actualmente se van a su casa, pues no tienen esta herramienta que necesitan para ingresar a la secundaria.

Es ahí donde estamos interviniendo, para beneficiar a más de 180 niños en la república mexicana a través de Nado con Causa.

Fundación KIO ya venía trabajando con Ilumina, que es la fundación que tiene ya identificados a los menores y lleva mucho tiempo trabajando con ellos, aunque yo ya venía desde hace mucho tiempo nadando con causa y, en el momento en que vi la posibilidad de ayudarlos, decidí hacer esta travesía y donar brazadas que son compradas por la sociedad civil.

En este proyecto se sumó Marcos Velázquez que es un nadador invidente, que está en las mismas condiciones de estos chiquitos y va a dar las brazadas para que los niños puedan regresar a la escuela.

Es toda una aventura estar en este proyecto, por muchas razones, al final del día, sí logras cambiar la vida de un niño, quien va a lograr estudiar secundaria, preparatoria y seguramente hasta una carrera universitaria con la ayuda de la sociedad civil.

Es un aprendizaje constante el nadar con Marcos, y ver como se desarrollan los niños pues notas que tienen muchísimos más recursos, que quienes hoy tenemos el sentido de la vista, pues han logrado desarrollar sus otros sentidos, son autosuficientes y son pequeños felices.

Lo único que les falta es su computadora para poder ingresar a la secundaria y continuar sus estudios.

Se puede participar de dos maneras: entrar a la página www.fundacionkio.org.mx donde puedes donar brazadas, las cuales cuestan 50 pesos y se pueden donar una, dos o las que quieras donar, y la otra es que te vuelvas un ciberamigo de un niño, donde donas un equipo habilitado con el software y donar la capacitación que necesitan sus maestros, el niño y sus papás, es un recibo deducible y te llegará un correo, donde tu pedes darle seguimiento al donativo que realizaste.

Para el reto, me siento muy bien, hemos estado haciendo, Marcos y yo, nados de entrenamiento, y concentrados en la logística con la gente que estará en la embarcación, solo nos resta un entrenamiento que será en ocho días, y el 26 de julio estaremos cruzando de Balandra a Puerta Cortés, 15 kilómetros en línea recta para beneficiar a estos chiquitos.

Comentarios