UN CADÁVER TIENE DERECHOS

Exterior del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF)
- Publicidad -

“Ya no hay cupo para más cuerpos ”.

Con esa frase, los titulares del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) y la Fiscalía General de Jalisco justificaron el hallazgo de 500 cadáveres refrigerados en dos cajas de tráiler.

El periódico Reforma publicó una fotografía donde se ve a un forense caminar sobre plásticos negros que guardan los cuerpos, apilados unos sobre otros como si fueran basura.

Entre la actitud de ese trabajador y uno de limpia no hay diferencia, excepto por la vestimenta. Los dos pisan las bolsas y las aplastan para dar más espacio a los “desperdicios”.

Esa imagen lo dice todo. Se trata del México macabro construido por dos arquitectos:  el crimen organizado y el gobierno.

Los dos, dentro de esas cajas refrigeradas, se toman de la mano: el narcotráfico no tiene ningún respeto por la vida y para las autoridades un cadáver no tiene derechos.

Menos, cuando esos muertos no tienen identidad, cuando fueron  víctimas de desaparición  forzada y nadie los reclama.

Jalisco, Guerrero, Veracruz, Morelos y Tamaulipas, informan que sus centros forenses están desbordados. Ya no tienen capacidad para almacenar más cuerpos.  Peor aún, carecen de infraestructura, tecnología y  protocolos internacionales para garantizar el resguardo y clasificación de restos humanos.

En una carnicería, cerdos, reses y carneros, reciben mejor trato.

La nota sobre los “cementerios ambulantes”  puso al desnudo los subsótanos de un país sin ética, con la moral destruida y sin Estado de derecho.

Si las estadísticas tienen razón y en México son asesinadas 90 personas al día, el Congreso mexicano tiene que empezar a legislar a favor de la dignidad de los cadáveres.

No hemos visto que el Senado de la República exija que se aplique el Protocolo de Minnesota o las recomendaciones que hace Naciones Unidas en el tratamiento de ejecuciones extralegales.

La imagen de los dos tráileres dio la vuelta al planeta. Proyectó una idea repulsiva, fétida de México. Dejó ver a un país violento, que devora a vivos y a muertos.

Comentarios