Trump y Thunberg copan la atención en el foro de Davos

Mural que representa la línea de tiempo de los 50 años del Foro Económico Mundial, la cual muestra la imagen de Greta Thunberg. Foto: Fabrice COFFRINI / AFP
- Publicidad -

El presidente estadounidense Donald Trump y la activista climática Greta Thunberg coparán este martes la atención mundial en el foro de Davos 2020, donde el miércoles se espera también la presencia del líder opositor venezolano Juan Guaidó

La joven sueca de 17 años y Trump, conocido por su escepticismo climático, coincidirán el martes en el foro anual de la estación de esquí suiza, que reúne cada año a la élite política y económica mundial

El primero en hablar será Trump (el mismo día en que empieza su proceso de destitución en Washington) y media hora después lo hará Thunberg.

Ambos representan la disparidad entre una concepción (la de Trump) que ve la protección del medio ambiente como un freno al crecimiento económico y la de una joven generación (representada por Thunberg) que alerta de la urgencia de tomar decisiones antes de que sea demasiado tarde

Aunque no hay previstas reuniones ni diálogo entre ambos, que se han confrontado a veces en polémicas en Twitter, no puede descartarse un encuentro más o menos fortuito en el espacio reducido donde se celebra el foro.

El Foro Económico Mundial —fundado en 1971 por el economista alemán Klaus Schwab y que este año celebra su edición número 50— ya advirtió en su informe sobre riesgos globales, publicado la semana pasada, que el cambio climático “es más fuerte y más rápido de lo esperado”, con temperaturas que podrían subir hasta tres grados a finales de este siglo.

“El cambio climático es un tema candente en Davos”, apunta Chris Williamson, jefe economista de la consultora IHS Markit, y asegura que hay “un cambio de atmósfera” con la toma de conciencia progresiva de que el cambio climático es un riesgo también para los negocios.

A la preocupación climática se añade la de las perspectivas de la economía mundial.

El lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó en una décima de punto, a 3,3%, su expectativa de crecimiento para este año, aunque reconoció que la mejora de las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos reduce incertidumbres.

La lista de personalidades políticas que participan en esta edición incluye a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la canciller alemana Angela Merkel, el presidente español Pedro Sánchez o el vicepresidente chino Han Zheng.

El foro estará marcado además por la presencia anunciada del opositor venezolano Juan Guaidó, que tras burlar la prohibición de salida de Venezuela, viajó a Colombia el domingo y tiene previsto visitar el miércoles Bruselas antes de llegar a Davos ese mismo día.

Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países, podría aprovechar la fuerza mediática de Davos para reforzar su ofensiva contra el gobierno del socialista Nicolás Maduro.

También están en Suiza el presidente de Colombia, Iván Duque y el de Ecuador, Lenín Moreno.

Aunque la agenda política y económica suele ocupar el protagonismo, el foro de Davos tratará hasta el viernes en sus numerosos simposios cuestiones como la biodiversidad, la inteligencia artificial o la rivalidad tecnológica entre oriente y occidente, que algunos ya califican de “nueva guerra fría digital”.

“Estoy enfadado por el estado del mundo, pero también estoy decidido a participar y brindar soluciones”, dijo a la AFP el director general de la ONG WWF, Marco Lambertini

La reticencia de algunas ONG a estar en Davos se explica porque, pese a su ambición de convertirse en “centro de reflexión” sobre el estado del mundo, el foro mantiene su mala imagen de “club de ricos” para la élite, con la presencia este año, entre otros, de grandes magnates de la industria tecnológica, como el fundador del gigante chino Huawei.

Por México, acudió al foro la secretaria de Economía, Graciela Márquez, que manifestó su “optimismo” sobre la economía del país en 2020 pese que a 2019 cerró con un crecimiento nulo, en el primer año del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“México sufrió las repercusiones de una desaceleración mundial (…) y eso se reflejó en un primer año de gobierno que siempre tiene un ciclo de menor crecimiento”, dijo Márquez en una entrevista en la AFP en Suiza.

Este mismo lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó sus perspectivas de crecimiento para América Latina (1,6% en 2020 y de 2,3% para 2021), en parte por las menores expectativas de crecimiento de México (1% en 2020).

Márquez apuntó sin embargo como factores de optimismo la mejora de la inversión pública, las expectativas de mayor inversión privada una vez se haya ratificado definitivamente el tratado comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el repunte del consumo.

“Todos estos factores hace que seamos optimistas para el crecimiento este año, con un rango entre 0,5% y 1%” del Producto Interior Bruto (PIB).

Frente a las voces que señalan la ausencia del presidente Andrés Manuel López Obrador de las grandes cumbres internacionales como Davos —donde tradicionalmente las economías latinoamericanas han buscado inversiones— Márquez señalo que México sigue siendo una economía abierta.

“Somos una economía abierta, tenemos una plataforma exportadora muy sólida (…) Pero parte del diagnóstico del presidente es que solo la plataforma exportadora no corrigió muchos de los problemas económicas y sociales del país”, apuntó.

(AFP)

Comentarios