- Publicidad -

El Presidente estadounidense, Donald Trump, provocó un nuevo desencuentro diplomático en la cumbre de la OTAN que se celebra en Bélgica.

Mientras se dirigía a la zona donde estaban reunidos los principales mandatarios de la Alianza Atlántica,  se cruzó a su paso con el Premier de Montenegro, Dusko Markovic, a quien no dudó en apartar de un manotazo, para poder llegar primero junto al Secretario General de la Organización, Jens Stoltenberg.

Los medios norteamericanos han calificado su actitud como un acto falto de educación, sólo para colocarse en primer lugar en las fotos.

Aunque no ha quedado claro si Trump quería primer lugar en las imágenes o solo ser el primero en saludar al responsable de la OTAN.

De cualquier modo, es un hecho que el Mandatario de los estadounidenses no tiene una pizca de educación y mucho menos tacto.

Esto, se suma a la lista de torpezas que lo han caracterizado desde que asumió el cargo y a la cantidad de “osos” que particularmente ha pasado en esta gira, como el descolón que le dio su esposa Melania cuando él quiso tomarla de la mano al llegar a Israel.

Parece que al empresario de cabellera forzadamente dorada, no le sientan bien otros aires que no sean los de Mar-a-Lago.

¿O usted qué opina?

Comentarios