TRUMP “MANDÓ AL DIABLO” LA RELACIÓN CON MÉXICO

El lenguaje corporal del mandatario norteamericano siempre ha sido muy revelador y en este caso no fue la excepción.

- Publicidad -

Horas antes de que diera inicio el G-20 en Hamburgo, el canciller Luis Videgaray advirtió a la prensa nacional que el Presidente Peña se reuniría de manera muy breve con Donald Trump, pero que no esperáramos nada nuevo, y menos sorpresas.

El asunto es que sí las hubo –¡y vaya que las hubo!- y con enormes consecuencias para México.

Con toda premeditación, Trump dejó grabado -antes de volar a Europa- un video que la Casa Blanca publicó justo cundo se estaba dando el encuentro para escupir la cara de su vecino y dejar las cosas en claro: “¡hay  renegociación total o Estados Unidos saldrá del TLC!”.

Este video que no se conocía cuando ambos mandatarios estaban reunidos se suma a dos hechos más:

El lenguaje corporal del mandatario norteamericano siempre ha sido muy revelador y en este caso no fue la excepción.

Mientras el mandatario mexicano agradecía la buena voluntad de Estados Unidos para mejorar la relación bilateral, Trump –como lo muestran fotografía e imágenes televisadas- tenía el ceño fruncido, no veía a su interlocutor, si no tenía la mirada fija en el suelo movía la cabeza de un lado a otro y tamborileaba nerviosamente los dedos de las manos en señal de desesperación.

El otro acontecimiento, que algunas fuentes sitúan antes y otras después de la conferencia, se relaciona con la pregunta que le hizo una reportera: “¿insistirá usted en que México pague el muro?” a lo que el arrogante presidente de Estados Unidos contestó con su acostumbrada insolencia: absolutely.

Y la tragedia se volvió comedia cuando Ciro Gómez Leyva cuestionó al secretario de Relaciones Exteriores al respecto y el funcionario, al tratar de minimizar los hechos contestó: “yo no lo escuché, tal vez lo dijo muy bajito”.

Trump “mandó al diablo” de tres maneras distintas la relación con México; y lo que se ha querido manejar como prudencia,  ya parece más bien miedo y sometimiento.

    

    

Comentarios