Trump está furioso con las especulaciones sobre su estado de salud

Foto: MANDEL NGAN / AFP
- Publicidad -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está furioso con las especulaciones sobre su estado de salud tras acudir este fin de semana a un hospital militar cercano a Washington, según dejó claro este martes en la Casa Blanca.

El mandatario, de 73 años, fue el sábado al hospital Walter Reed para, según las palabras de su oficina, “iniciar su chequeo médico anual”.

Esa visita, que no había sido anunciada de antemano y que llega solo nueve meses después de la anterior, suscitó dudas sobre el estado de salud de Trump.

“He realizado un chequeo médico. Regreso y mi mujer me dice: ‘Cariño, ¿estás bien? ¿Qué ocurre? Dicen que tal vez tuviste un paro cardíaco'”, contó Trump durante una reunión en la Casa Blanca con los miembros de su administración.

“Estuve ahí poco tiempo (…) hice parte (del chequeo), el resto lo haré en enero”, explicó antes de criticar a los medios de comunicación.

“¡Esa gente es enferma! ¡La prensa en este país es peligrosa! No tenemos libertad de prensa en este país, ¡tenemos lo contrario! Tenemos medios corruptos y espero que mejoren”, declaró.

El médico de la Casa Blanca publicó el domingo por la noche un comunicado en el que afirmó que, “a pesar de algunas especulaciones”, Trump no sintió ningún dolor de pecho y no fue diagnosticado ni tratado por problemas “urgentes o agudos”.

“Específicamente, él no fue sometido a ninguna evaluación cardiaca o neurológica especializada”, siguió.

Trump, de 73 años, pasó cerca de una hora el sábado en el Walter Reed National Military Medical Center de Washington realizándose “revisiones, exámenes de laboratorio”, detalló Conley.

Algunos reportes difundidos en Washington señalaron que el chequeo no estaba planificado y que fue motivado por unos dolores en el pecho que había sentido el mandatario.

En el último examen de rutina de Trump, en febrero, Conley había declarado que el mandatario tenía “muy buena salud”. Entonces pesaba 110 kilos.

La portavoz Stephanie Grisham había dicho el sábado que “previendo un año 2020 muy cargado, el presidente aprovechó un fin de semana calmo para emprender su visita médica anual a Walter Reed”.

En 2018, Ronny Jackson, que por entonces era el médico de la Casa Blanca, había anunciado, en una conferencia de prensa sorpresiva, que el magnate republicano tenía “genes increíblemente buenos”.

“Está apto para ejercer sus funciones. Creo que lo seguirá estando hasta el fin de su mandato e incluso hasta el fin de otro mandato si es reelecto”, señaló en aquel momento, apartándose de la reserva habitual de los médicos militares.

Trump busca la reelección para un segundo mandato de cuatro años en los comicios generales de noviembre de 2020.

(AFP)

Comentarios