Trump conmuta la pena de prisión de su amigo Roger Stone

25 de enero de 2019 Roger Stone, antiguo consejero de Donald Trump afuera de la corte de Fort Lauderdale, Florida. Foto: Joshua Prezant / AFP
- Publicidad -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, conmutó el viernes la pena de prisión de su amigo Roger Stone, sentenciado en febrero a 40 meses de cárcel por obstruir una investigación del Congreso vinculada a la trama rusa.

“¡Roger Stone ahora es un hombre libre!”, dijo la Casa Blanca en un comunicado, días antes de que el consultor político republicano y confidente de larga data de Trump se presentara en una prisión federal para comenzar a cumplir su condena.

Stone fue condenado en noviembre pasado por mentirle al Congreso, manipular a un testigo y obstruir la investigación de la Cámara de Representantes sobre si la campaña de Trump en 2016 conspiró con Rusia para hacer trampa.

La declaración de la Casa Blanca reiteró la acusación de Trump de que el fiscal especial Robert Mueller investigó un presunto delito que nunca se cometió. Argumentó que Stone, por lo tanto, nunca debería haber sido acusado en primer lugar.

“El simple hecho es que si el fiscal especial no hubiera llevado a cabo una investigación absolutamente infundada, el señor Stone no enfrentaría una pena de prisión”, dijo.

En una declaración a los medios nacionales, el abogado de Stone, Grant Smith, dijo que su cliente estaba “increíblemente honrado de que el presidente Trump usara su asombroso y único poder bajo la Constitución de los Estados Unidos para este acto de misericordia”.

El gobierno de Trump ya había intervenido en una ocasión para ayudar a Stone.

Después de que los fiscales recomendaran una pena de prisión de siete a nueve años, el fiscal general Bill Barr, acusado de actuar como el abogado personal de Trump, calificó de excesiva esa decisión.

Los cuatro fiscales que manejan el caso lo abandonaron y un fiscal recién nombrado recomendó una pena de prisión de tres a cuatro años.

Stone es uno de los seis integrantes del círculo más próximo al presidente en haber sido inculpado o condenado en el marco de la investigación rusa.

– “Dos sistemas de justicia” –

Las reacciones no se hicieron esperar.

Adam Schiff, el diputado demócrata que condujo el año pasado el juicio político por abuso de poder contra Trump en el Congreso por el caso ruso, fue particularmente duro con el presidente.

“Con Trump ahora hay en Estados Unidos dos sistemas de justicia: uno para los amigos criminales de Trump y otro para todos los demás”.

El jefe de la bancada demócrata en el Senado, Chuck Schumer, criticó a “un presidente sin ley que considera al Departamento de Justicia como su juguete personal”, mientras que otros hicieron responsables a los republicanos de tolerar un comportamiento presidencial que estiman que conduce a un colapso del sistema de justicia y el Estado de derecho.

Barr fue fustigado por la decisión de su departamento de retirar el caso contra el primer asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, quien se declaró culpable en 2017 de mentir al FBI sobre sus contactos con Rusia.

El mes pasado, la administración expulsó a Geoffrey Berman, un fiscal de Nueva York conocido por investigar a los aliados de Trump.

En los últimos meses, el gobierno también despidió o degradó a inspectores generales del Pentágono, la comunidad de inteligencia y el Departamento de Salud y Servicios Humanos, así como a un funcionario de salud de alto rango que cuestionó la promoción por Trump de terapias farmacológicas no probadas contra la covid-19.

El inspector general del Departamento de Estado, Steve Linick, fue destituido en junio después de llevar a cabo una investigación por mala conducta contra el secretario de Estado Mike Pompeo, muy cercano al presidente.

Más de mil exfuncionarios del Departamento de Justicia firmaron un comunicado pidiendo la renuncia de Barr por su interferencia para obtener una sentencia más leve en favor de Stone.

(AFP)

Comentarios