Trump amenaza a Guatemala con aranceles por frenar acuerdo de tercer país seguro

Foto: Alex Wong/Getty Images/AFP
- Publicidad -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó este martes a Guatemala con gravar sus exportaciones y las remesas por frenar un acuerdo de tercer país seguro, que obligaría a la nación centroamericana a acoger a los migrantes que atraviesan su territorio.

“Guatemala, que ha estado formando caravanas y ha enviado a Estados Unidos a un gran número de personas, algunas con antecedentes penales, ha decidido romper el trato que tenían con nosotros para firmar un necesario Acuerdo de Tercer (País) Seguro”, escribió Trump en Twitter.

“Estábamos listos. Ahora estamos contemplando la ‘prohibición’, aranceles, cargos por remesas, o todo lo anterior. Guatemala no se ha portado bien”, añadió.

El mandatario recordó además el recorte, hace nueve meses, de “los grandes dólares de los contribuyentes estadounidenses” destinados a la ayuda al desarrollo a Guatemala, al considerar que no dieron los resultados esperados ni evitaron la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.

En el año fiscal 2018, finalizado el 30 de septiembre, Washington destinó unos 149 millones de dólares a Guatemala para aliviar las condiciones que provocan la migración.

En una primera reacción, durante una alocución por radio y televisión este martes, el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, dijo que instruyó a su cancillería para que “agote todas las vías diplomáticas para evitar sanciones que repercutan en la economía nacional”.

Trump, que ha hecho de la lucha contra la inmigración ilegal una bandera de su mandato, tenía previsto recibir el 15 de julio a Morales, en medio de la creciente llegada a territorio estadounidense de indocumentados -la mayoría procedentes de Guatemala, Honduras y El Salvador- que huyen de la pobreza y la violencia.

Jimmy Morales, presidente de Guatemala

Pero Morales suspendió la cita luego de que la Corte de Constitucionalidad (CC) sostuviera que cualquier eventual acuerdo para convertir a Guatemala en un tercer país seguro para migrantes solicitantes de asilo debía ser aprobado primero por el Congreso.

“Teníamos un acuerdo, y luego (…) anunciaron que no podían sellarlo porque tenían un fallo de la Corte Suprema. En otras palabras, no querían firmarlo”, insistió Trump más tarde.

Pese a que funcionarios guatemaltecos habían reconocido negociaciones con Estados Unidos, el gobierno de Morales, cuyo mandato finaliza en enero, ha negado que la intención de la reunión con Trump fuera firmar un pacto en ese sentido, cuya sola posibilidad ha despertado indignación y es criticado por los candidatos a la segunda vuelta del 11 de agosto, Sandra Torres y Alejandro Giammattei.

“En ninguno de los acuerdos que se discuten con Estados Unidos se considera construir en Guatemala campos de concentración o cosas similares como maliciosamente han querido hacer creer al pueblo”, dijo Morales este martes en su alocución.

Pero también culpó a la CC de colocar a Guatemala en una “posición difícil y vulnerable” por las amenazas de Estados Unidos, y ordenó interponer un recurso de revocatoria a la decisión de la corte.

La intromisión “irresponsable y no apegada a derecho” de la Corte de Constitucionalidad es impulsada por “actores mezquinos” que buscan la “ingobernabilidad e inestabilidad” en Guatemala, agregó.

Horas antes, el presidente de la CC, Bonerge Mejía, había afirmado que el tribunal no puede “asumir responsabilidades por acciones de otros funcionarios públicos”.

Las “consecuencias jurídicas y políticas que deriven de la conducción de la política exterior” de Guatemala son responsabilidad de los funcionarios designados, agregó.

La economía guatemalteca depende sustancialmente del dinero que envían sus emigrados, principalmente desde Estados Unidos. Según el reporte de julio del Banco de Guatemala, las remesas familiares superaron los 4 mil 900 millones de dólares en el primer semestre del año, un 12% más que en el mismo periodo del año anterior.

Estados Unidos es además el primer socio comercial de Guatemala, y ambos integran desde 2006 el Tratado de Libre Comercio (CAFTA-DR), que también incluye a El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana.

A finales de mayo, Trump amenazó con imponer aranceles progresivos de 5% hasta 25% a las importaciones de México, su principal socio comercial, si no detenía la migración irregular.

Tras intensas negociaciones, ambos países lograron un acuerdo el 7 de junio, sujeto a evaluación a los 90 días, por el cual México desplegó unos 6 mil soldados en su frontera con Guatemala para frenar a los migrantes. A cambio, Estados Unidos dejó los gravámenes “suspendidos indefinidamente”.

México ha insistido desde entonces en su negativa a convertirse en un tercer país seguro.

Estados Unidos detuvo un récord de 144 mil inmigrantes indocumentados en la frontera con México en mayo, un pico en 13 años.

(AFP)

Un oficial de Migración mexicano revisa los documentos de guatemaltecos que acaban de cruzar el río Suchiate 

Comentarios