Trudeau niega haber buscado apresurar una elección en Canadá

Justin Trudeau, primer ministro de Canadá. (Imagen de archivo) Foto: Dave Chan / AFP
- Publicidad -

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, negó acusaciones de haber querido propiciar una elección adelantada para capitalizar su popularidad durante la pandemia, y se dijo contento de haber podido esquivar esa posibilidad al sobrevivir a un voto de confianza esta semana.

“Estoy contento de que no tendremos elecciones. Creo que todos están felices de que no habrá elecciones”, dijo Trudeau en una entrevista con el canal TBA de lengua francesa, grabada el viernes y transmitida el sábado.

“Nadie quiere elecciones durante la pandemia”, dijo Trudeau, que durante el último año ha presidido un gobierno minoritario.

Trudeau advirtió a principio de esta semana que llamaría a elecciones anticipadas si los partidos de oposición en el parlamento aprobaban una ley para crear un comité anticorrupción con el fin de investigar un caso que le afecta directamente, al igual que a su familia, además del gasto del gobierno relacionado con la covid-19.

Trudeau dijo que ese panel paralizaría el trabajo del gobierno, mientras Canadá enfrenta una segunda ola de contagios del nuevo coronavirus.

Pero la oposición y algunos analistas sospechan que la amenaza del primer ministro fue un plan para convocar a elecciones y poder obtener una ventaja, dado su alto grado de aprobación actual por su manejo de la crisis sanitaria.

El miércoles, la Cámara de los Comunes celebró una inusual votación de confianza sobre la creación del comité de investigación.

Si el gobierno liberal de Trudeau hubiera perdido, se habría desencadenado un proceso de elecciones anticipadas, pero la moción fue derrotada gracias al apoyo que el Nuevo Partido Democrático dio al primer ministro.

En la entrevista, Trudeau negó haber actuado con una agenda política en mente. “El único cálculo que hice fue para ayudar más a la gente, cómo vamos a apoyar a las familias en todo el país”, dijo.

El comité propuesto por los conservadores habría estudiado un controvertido contrato con la organización benéfica WE para distribuir el equivalente a unos 760 millones de dólares en ayudas a jóvenes.

Esa organización había pagado a la esposa, al hermano y a la madre de Trudeau unos 300.000 dólares canadienses por sus discursos. Ante la polémica, el acuerdo fue cancelado y financiado por un ministro, que también tenía vínculos con la organización.

El comité también habría investigado la compra de ventiladores por parte del gobierno y el cabildeo del marido de la jefa de personal de Trudeau. Las últimas encuestas dan a los liberales una ventaja de casi siete puntos sobre los conservadores.

(AFP)

Comentarios