Tres mujeres reactivan acusación de acoso sexual contra Trump

Monica Schipper/Getty Images/AFP
- Publicidad -

Tres mujeres que ya habían acusado a Donald Trump de acoso sexual, se unieron para exigir al Congreso que abra una investigación.  “Los tiempos han cambiado y quiero que nos escuchen otra vez”, dijo una de las  denunciantes.

Estados Unidos vive días difíciles, desde que se destaparon los casos de abuso en contra del productor de cine Harvey Weinstein que ya ha sido acusado por 80 actrices, no hay semana sin un escándalo. En menos de dos meses, más de 40 directivos, empresarios, famosos y políticos han caído fulminados por supuesto acoso sexual.

Y ahora las denuncias de abuso llegaron a la Casa Blanca pues primero fueron relatos esporádicos del pasado de Trump, pero el movimiento provocado por el movimiento llamado  #metoo (#yotambién) reunió a tres de las participantes del documental “16 mujeres y Donald Trump” emitido en noviembre para que comentasen sus experiencias.

Se trata de Rachel Crooks, Jessica Leeds y Samantha Holvey.

La primera relató que en 2005 el magnate se abalanzó sobre ella y la besó sin permiso en un ascensor de la Torre Trump donde trabajaba de recepcionista. Tenía 22 años.

La segunda sufrió de un supuesto tocamiento de parte de Trump en un vuelo en los años setenta.

Y la tercera asegura que fue intimidada en el camerino durante el concurso de Miss América “Entró cuando estaba desnuda”. Todas pidieron que la conducta del presidente Trump sea investigada. “Que le apliquen la misma vara de medir que a Weinstein” exigió Crooks.

No es la primera vez que Trump es acusado de acoso sexual, en  30 años lo han acusado 24 veces, aunque  hasta ahora ninguna acusación ha prosperado y como ocurrió este lunes, cada denuncia ha sido desmentida con rotundidad “Son imputaciones falsas puestas en duda por testigos oculares y respondidas con largueza durante la campaña. El pueblo americano emitió su veredicto otorgando a Trump la victoria” señaló la Casa Blanca que consideró la presentación una gira publicitaria con motivaciones políticas.

Trump ha salido victorioso en lo referente al campo judicial,  pero su credibilidad no, sus declaraciones a favor de las víctimas han tenido una vida efímera. Él mismo las hundió en contra de su propio partido; salió en defensa del candidato republicano al Senado por Alabama, Roy Moore acusado de abuso a menores. Un respaldo que le situó otra vez en el disparadero. Ese lugar donde vive permanentemente Trump.

Con información de El País.

Comentarios