Tres historias concertantes, el viaje al espíritu lúdico de Héctor Infanzón

Héctor Infanzón estrena Tres historias concertantes
- Publicidad -

El pianista y compositor Héctor Infanzón estrena “Tres historias concertantes” su más reciente disco el cual grabó con la Bulgarian National Radio Symphony Orchestra.

Es reconocido por su gran trayectoria en el mundo del jazz, sin embargo, ha colaborado con una gran cantidad de músicos en distintos géneros musicales, que van desde el rock hasta el pop.

Como compositor, arreglista y solista ha sido invitado por distintas orquestas en México y el mundo.

En entrevista telefónica, detalla en qué consiste este nuevo lanzamiento:

Son tres conciertos los que grabamos, el Concierto para violín y orquesta interpretado por Willam Harvey que es el concertino de la Orquesta Sinfónica Nacional.

El segundo es el Concierto para vibráfono y orquesta, interpretado por Ricardo Gallardo, director del grupo de percusiones Tambuco.

Y, el Concierto para piano, donde me di a la tarea de interpretarlo yo, a fin de hacer la versión de autor, que me parece sumamente importante.

Previamente, en la tarea de buscar una orquesta encontré la Orquesta Sinfónica Nacional de la Radio de Bulgaria en Sofía, y por cierto, esta semana se cumplió un año que iniciamos la grabación en Bulgaria.

Es una orquesta que está haciendo regularmente música para cine, entonces el entrenamiento de todos los músicos es altísimo, pues abordan y leen la música a primera vista, entonces grabar estos conciertos que tienen una dificultad especial me dejó muy contento.

El Concierto para violín se llama Remembranzas, el primer movimiento, Andando curioso es un paseo de niño con mi padre en el Centro (de la Ciudad de México) donde yo vivía, en San Juan de Letrán y tenía de vecino a la Torre Latino y al Palacio de Bellas Artes. El segundo movimiento se llama El abuelo, pues mi abuelo fue parte de la cuadrilla de trabajadores que construyeron el Palacio de Bellas Artes y después, ahí fue tramoyista. El tercero se llama San Juan 41, que es donde vivíamos, donde tuvimos una infancia muy feliz con mis hermanos y mis papás y todos los juegos alrededor de la música.

El Concierto para vibráfono es un concierto dedicado a mi padre, Carlos Infanzón, que fue un extraordinario músico, que solía acercarse a un instrumento y de inmediato ya estaba sacándole música, entonces en casa había muchos instrumentos, como guitarras, mandolinas, banjo, acordeón, arpa, violines, y un vibráfono que le compró a Toño Quirazco que fue pionero del ska en México, que tiene un disco de culto que se llama Jamaica Ska, entonces, en casa el vibráfono se convirtió en un juguete más, pero mi papá solía tocarlo en las tardes y esas sonoridades se me quedaron muy presentes.

Es un concierto muy lúdico, incluso Ricardo Gallardo me comentaba que este es el primer concierto para vibráfono y orquesta que se escribe en México, pues anteriormente se ha escrito (para el instrumento) pero como parte de la orquesta.

No concibo la música como géneros, pues mi papá escuchaba jazz y música afrocaribeña, mi mamá escuchaba música clásica, música de las grandes bandas y de cine; mis hermanas, pop y mis hermanos oían rock, entonces tenía toda la paleta de géneros en casa, nunca discriminábamos nada, todo lo disfrutábamos y todo lo bailábamos, así que cuando estudié piano todo se complementó, por lo que cuando compongo solo fluye la música de una manera natural como me fue enseñada o expuesta.

En el tercer concierto que es el de piano se llama Celebración, cuyo primer movimiento llamado La víspera, es refiere a cuando en casa teníamos fiestas y las tías venían a cocinar y hacer los preparativos para la fiesta; el segundo se llama Ofrenda que es la ceremonia a la que hay que acudir y compartir la celebración, el tercero, De fiesta que es propiamente el jolgorio, y ahí tocaba mi papá, mi tío, los primos, los sobrinos. Está dedicado a mi mamá y pianísticamente está dedicado al maestro Alberto Cruz Prieto.

Espero que este disco llegue al alma de las personas, que es nuestra labor como músicos, es comunicar ideas, comunicar historias, pensamientos y emociones, entonces si esta música llega la corazón de las personas me siento totalmente satisfecho.

Tres historias concertantes se hizo con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales a quienes expuse la idea de llevar mi música a otras latitudes, con la inquietud de escuchar mi música con otras orquestas.

Comentarios