ToniBler y Klinton, dos nombres curiosos en Kosovo para dar las gracias a los occidentales

ToniBler Dajaku. Foto: Armend NIMANI / AFP
- Publicidad -

Los bombardeos de la OTAN contribuyeron a la emancipación de Kosovo e hicieron surgir nombres de pila como Klinton y ToniBler, en agradecimiento a los jefes de la coalición occidental que atacó Serbia hace 20 años.

Estos curiosos nombres, homenaje al expresidente estadounidense Bill Clinton y al ex primer ministro británico Tony Blair, no son inusuales en Kosovo, donde hay también chicas que se llaman Madeleine como la entonces jefa de la diplomacia estadounidense, Madeleine Albright.

Iniciados el 24 de marzo de 1999, estos bombardeos occidentales que duraron 11 semanas, dieron la victoria a los independentistas kosovares albaneses al forzar a Slobodan Milosevic a retirar sus fuerzas de Kosovo, al final del último conflicto que hizo estallar la antigua Yugoslavia.

Esta guerra (1998-99) causó más de 13 mil muertos, en su mayoría albaneses, y cientos de miles de desplazados.

Desde entonces, gran parte de los serbios odian a la OTAN, pero los occidentales, y en particular los estadounidenses, gozan de una gran popularidad entre los albanokosovares.

En Kosovo, las banderas estadounidenses y las inscripciones “gracias a la OTAN” están por todas partes; Bill Clinton tiene su bulevar y su estatua, que el propio dirigente vino a inaugurar en 2009.

“Cada vez que vean esta estatua, quiero que recuerden que solo quiero para ustedes un futuro mejor”, dijo en aquella ocasión ante una multitud.

Klinton Bajgora, estudiante de 16 años, explica que sus padres quisieron rendir un homenaje al que consideran como el “padre de (su) nación”.

“Sin Clinton estaríamos todos muertos, este país no sería independiente y yo no jugaría al fútbol con mis amigos”, dice este chico, mientras señala la bandera estadounidense que ondea en el tejado de la casa familiar, en Dobratin, a 30 km al norte de Pristina.

“Era la única manera de darle las gracias. No creo que Kosovo tenga un mejor amigo” que Clinton, explica su madre, Selvije Bajgora, ama de casa de 50 años.

La familia Dajaku prefirió, en cambio, a Tony Blair. “En los momentos más críticos, cuando estaba en juego el destino de mi familia y el de Kosovo, Tony Blair utilizó todo su poder para permitir la intervención de la OTAN y la retirada de las fuerzas serbias de Kosovo”, dice ToniBler, de 18 años.

“Llevo este nombre con orgullo”, asegura este joven, cuyo padre Sefer luchó contra las fuerzas serbias en las filas del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK).

“No solo estoy yo, todos los albaneses del mundo son amigos del Reino Unido”. Su posicionamiento en aquel momento le valió “darle las gracias con un nombre”, recuerda Sefer, desde su pueblo de Rakinice (oeste).

En 2010, durante una visita a Kosovo, el ex primer ministro británico pidió a nueve jóvenes bautizados en su honor que subieran junto a él a un escenario, frente a una multitud en Pristina.

“Lo que hice era correcto. No me arrepentí entonces. No me arrepiento ahora”, dijo.

Entre los kosovares más jóvenes, la popularidad de Tony Blair es menos importante que la de Bill Clinton. Pero esto no le molesta a ToniBler Dajaku, quien siempre está dispuesto a “explicar lo que hizo por Kosovo”.

Los amigos de Klinton Bajgora, cuando juegan la fútbol, se permiten llamarle “Bill”. “Es más fácil para ellos”, cuenta este estudiante.

Casi una década después de la guerra, Kosovo declaró su independencia, pero no la reconocieron ni Serbia, ni muchos otros países, entre ellos dos miembros del Consejo de Seguridad, Rusia y China, que bloquean su entrada en la ONU.

En una secuencia minuciosamente preparada, los principales países occidentales reconocieron la independencia de Kosovo inmediatamente después de su proclamación en el Parlamento en Pristina el 17 de febrero de 2008.

(AFP)

Comentarios