También el GIEI denuncia presunto espionaje gubernamental

Aseguran haber recibido mensajes con características similares a las establecidas en los informes de Citizen Lab.

- Publicidad -

Los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investigaron en México el caso Ayotzinapa, también pudieron ser víctimas de espionaje gubernamental a través de Pegasus.

Durante una audiencia celebrada en el marco del 163 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la cual dependía el GIEI, sacaron a relucir el tema y aseguraron que integrantes del equipo de expertos recibieron en sus dispositivos móviles mensajes con las características del malware.

Los comisionados Luis Ernesto Vargas y James Cavallaro demandaron una respuesta del Estado mexicano respecto a los señalamientos:

“Quisiera enfatizar una parte que nos informa que varios de los miembros del grupo, así como su secretario ejecutivo, recibieron en marzo de 2016 mensajes muy parecidos a los que se describen en el informe titulado ‘Gobierno Espía, vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en México’”, señaló Cavallaro.

“Vamos a comunicarle formalmente sobre esta carta al Estado, acabamos de recibirla, pero como estamos en el espacio y estamos tocando este tema, quisiera, como mi colega el comisionado Vargas y todos acá en la mesa y la sociedad civil, escuchar un poco más sobre estas investigaciones”, señaló Cavallaro frente a representantes del Estado mexicano.

En respuesta, los funcionarios mexicanos presentes en la sesión (Sara Irene Herrerías, subprocuradora de Derechos Humanos de la PGR; Ricardo Sánchez, titular de la Fiscalía para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión; y Alfredo Higuera Bernal, titular de la Oficina de Investigación del Caso Iguala) se limitaron a refrendar el compromiso de la PGR para investigar las denuncias de espionaje y reiteraron la necesidad de cooperación por parte de los presuntos afectados para permitir el acceso a sus teléfonos celulares.

Por su parte, Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, comentó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ya dictó medidas cautelares para que las autoridades no empleen la tecnología en contra de defensores o periodistas.

Mario Patrón, director del Centro Prodh y uno de los presuntos espiados mediante Pegasus, pidió que la CIDH ponga un ultimátum al Estado mexicano para poder dar continuidad al mecanismo de seguimiento.

“Si quienes acompañamos a las víctimas somos espiados, si la propia Comisión Interamericana es espiada, no tenemos duda de que no hay una voluntad política por parte del Estado para llegar al esclarecimiento de los hechos”, afirmó.

En el evento estuvieron presentes padres de los normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero el 26 de septiembre de 2014 y Esmeralda de Troitiño, comisionada especial para México y cabeza del mecanismo de seguimiento. Fue ésta última quien abordó el tema del espionaje e indicó que recibieron una carta de integrantes del GIEI en la que refieren que recibieron mensajes parecidos a los señalados en los informes de Citizen Lab.

Comentarios