Subalterno de Murillo Karam, fue parte de empresa que vendió Pegasus a PGR

32 millones de dólares fue el precio del malware espía.

- Publicidad -

Una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), reveló que Luis Fernando Ayala Puente, quien trabajaba en la oficina encargada de la custodia de bienes decomisados a la delincuencia, era socio de una compañía ligada al grupo empresarial que vendió en 32 millones de dólares el malware espía Pegasus a la PGR.

Ayala Puente, fue socio fundador de la empresa CITELAE del Centro SA de CV, la cual registró el nombre y logotipo de Balam Seguridad Privada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

En octubre de 2014, una empresa filial de Balam, llamada Grupo Tech Bull, obtuvo de la PGR un contrato por 32 millones de dólares para surtir el malware de espionaje Pegasus, que ha sido utilizado para infectar teléfonos inteligentes de periodistas, defensores de derechos humanos y políticos opositores.

MCCI asegura que uno de los accionistas de Balam, Rodrigo Ruiz de Teresa Treviño tiene vínculos con personajes de la política, y su primo Guillermo Ruiz de Teresa Mariscal trabajaba en la oficina de la Presidencia cuando se otorgó el contrato de Pegasus a Tech Bull.

El accionista de Balam ha negado el vínculo con Tech Bull, a pesar de que se filtraron, vía Wikileaks,  correos donde se mostraban sus nexos empresariales en julio de 2015.

Cuando se asignó el contrato de Pegasus, Ayala Puente tenía ocho meses de haberse incorporado a la PGR, por invitación de Aurelio Gancedo, quien era Director de Aseguramientos Ministeriales. Antes de entrar a la Procuraduría ambos trabajaron en la Dirección de Desarrollo Social de San Luis Potosí.

Gancedo por su parte, fue invitado a trabajar en la PGR por Jesús Murillo Karam, primero como director de área en la Oficialía Mayor y luego como director de Control y Registro de Aseguramientos Ministeriales.

En uno de los correos filtrados, fechado el 28 de noviembre de 2014, el administrador de Tech Bull, Armando Pérez Herrero, describió a Balam y a su filial como “la número uno en la PGR y en la Marina”, además de ser proveedores del Centro de investigación y Seguridad Nacional (CISEN), así como de la Policía Federal.

Incluso presumía, “acabamos de vender a la PGR (contrato ya firmado y ellos ya enviaron el dinero) el sistema NSO Pegasus”.

En otro correo, un intermediario israelí, a nombre de Balam, le pide a la empresa italiana Hacking Team una alternativa de malware de espionaje menos costosa que Pegasus.

MCCI localizó la semana pasada a Luis Fernando Ayala Puente en su domicilio en San Luis Potosí, para recabar su punto de vista sobre el tema, éste negó ser él mismo. A pesar de que su padre, minutos antes lo reconoció, pero dijo a los reporteros que estaba en Europa.

Comentarios