Solo faltó la disculpa

- Publicidad -

El autor intelectual de “La Estafa Maestra” debe estar muy entretenido, viendo cómo todas las salidas que planeó funcionan de maravilla. Las coartadas, los expedientes y los alegatos desarticulan una acusación tras otra. El cerebro criminal sonríe.

Comentarios