SOLIDARIDAD FINGIDA

En Suecia, la clase política no tiene derecho, por ley, a gozar de privilegios distintos a los de la mayoría de los ciudadanos.

HERMOSILLO, SONORA, 10FEBRERO2016.- Enrique Peña Nieto estrenó avión presidencial. Foto: Presidencia/Cuartoscuro.com
- Publicidad -

Tanto insisten los partidos y los políticos en querer renunciar al financiamiento público que hay que tomarles la palabra.

Si lo que buscan es verse bien, solidarios y arrepentidos, dispuestos a ser magnánimos con los damnificados del sismo para recuperar la simpatía del electorado, entonces que hagan la tarea completa porque la sociedad sigue sin creer en ellos.

La tarea completa implicaría renunciar al 100 por ciento, como les gusta decir, a las comodidades y a los lujos.

A la iniciativa de reforma constitucional para que los partidos políticos dejen de recibir dinero público debe agregarse otra: que sus dirigentes, diputados, senadores y funcionarios públicos de todos los niveles dejen de tener derecho a la opulencia.

La idea es perfectamente aterrizable y nada tiene que ver con un régimen estaliniano. En Suecia, la clase política no tiene derecho, por ley, a gozar de privilegios distintos a los de la mayoría de los ciudadanos.

Los diputados federales viven en departamentos de 40 metros cuadrados, no tienen secretarias, ayudantes, guardaespaldas, choferes, tampoco acceso a los restaurantes más caros, y lo más interesante de todo es que ellos mismos tienen que lavar y planchar su ropa.

Por cierto, el Primer Ministro puede vivir en un departamento un poco más amplio, pero también tiene que ocuparse de limpiar su casa.

Esta conducta, sumada a muchas otras acciones, ha permitido que Suecia ocupe uno de los lugares más altos en desarrollo.

Entonces, junto con el  financiamiento a los partidos, debe corregirse la vida ostentosa de los políticos.

¿Qué les parece una iniciativa de ley que los obligue a renunciar al 100 por ciento a todo tipo de privilegios? ¿Qué les parece otra más donde se especifique  que el dinero de los contribuyentes no debe servir para que los servidores públicos se hagan ricos?

Entonces sí, señores dirigentes de los partidos, eso los haría, no solo verse, sino ser verdaderamente solidarios con el pueblo de México.

De otra manera, su solidaridad es fingida.

Comentarios