Sofía, a sus 7 años definió que quería ser mujer

Hoy se realiza la Marcha del orgullo LGBTTTI y éste es un caso de éxito.

- Publicidad -

Este sábado se lleva a cabo en la Ciudad de México la marcha del orgullo Lésbico Gay, Bisexual, Transgénero, Trasvesti, Transexual e Intersexual (LGBTTTI) que conmemora 39 años de realizarse.

Y como todos sabemos, se han conquistado espacios y leyes para la comunidad LGBTTTI,  pero falta mucho por hacer en este tema, pues la discriminación y la falta de información son enormes lagunas  que siguen provocando problemas, ataques e injusticias.

El caso de Sofía, es un caso de éxito, en cuanto al apoyo del círculo más cercano, pero la batalla tienen que librarla día con día.

Tiene 8 años de edad y estudia la primaria, pero cree que hoy es más feliz que hace un año, pues antes se vestía como niño y a ella no le gustaba pues estaba segura de pertenecer al sexo femenino.

Con solo 7 años Sofía habló derecho a sus padres: quería ser niña.

Su reacción, fue ponerse a trabajar, a conocer, a investigar y se dieron cuenta de que su pequeña es una niña transgénero. 

El papá de Sofía comenta que los genitales de su hija son de un varón y que por eso se “clasifica” a las personas al nacer, pero a pesar de esta condición su hija es una mujer, pues así se mueve, así se comporta, las cosas de niñas son las que le gustan; se identifica plenamente como mujer.

Los papás de Sofía, luego de escuchar sus argumentos, acudieron con un especialista para acompañar y entender a su hija; fue entonces que la niña comenzó a ser feliz, pues esto marcó un antes y un después en la vida de la pequeña.

Aseguran que tiempo atrás era una persona triste y aislada, pero sus padres le mostraron su amor y su apoyo.

Papá y mamá también acudieron a la escuela para capacitar a los maestros y al personal que estaría en contacto con Sofía para poder brindarle todo el apoyo necesario; ellos también manifestaron apertura.

De igual forma, hablaron con sus compañeros. 

Ahora Sofia acude a la escuela con uniforme de niña, tiene muñecas y vestidos.

El respeto a la libertad de elegir es básico en estos casos. Ojalá pronto puedan documentarse más historias como la de Sofía.

(Con información de Excélsior)

Comentarios