Sin preocuparse

- Publicidad -

La Estafa Maestra sigue exhibiendo los bajos instintos de la clase política. Nombres, cuentas y amparos seguirán desfilando ante nosotros. Falta que caiga el autor intelectual y los facilitadores de hasta arriba.

Comentarios