Sin defensa

- Publicidad -

Al doctor Mireles le llueve en su milpa, por andar soltando dicharachos en su rol de funcionario. Lo que en otro tiempo hubiera provocado gracia, hoy provoca indignación. Hasta el presidente tuvo que amainar el temporal.

Comentarios