SHCP congela casi 800 millones de pesos al sector salud

Instituto Nacional de Ciencias Médicas (Imagen de archivo)
- Publicidad -

La Secretaría de Hacienda decidió congelar 794 millones 337 mil 423 pesos del presupuesto ya asignado a 26 institutos, hospitales y centros de alta especialidad.

También ordenó reducir 30 por ciento los gastos operativos respecto a los montos aprobados y 50 por ciento los relativos a servicios personales, desde viáticos y comidas hasta subcontrataciones de servicios a terceros, como son pruebas de laboratorio, recolección de biológicos infecciosos, químicos y no infecciosos.

El objetivo, según Hacienda, es concentrar los recursos para compras consolidadas de medicamentos y de insumos a precios accesibles.

Sin embargo, este “congelamiento obligatorio” del presupuesto ya está afectando la operatividad de 13 institutos nacionales, nueve hospitales de alta especialidad, de los centros de Transfusión Sanguínea y de Transplantes, del Centro Regional de Alta Especialidad en Chiapas y de los Servicios de Atención Psiquiátrica, aseguró Frida Esparza, integrante de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

La partida otorgada a estas instituciones es de 25 mil 780 millones 755 mil 560 pesos, de los cuales 17 mil 945 millones 941 mil 123 pesos están etiquetados para el pago de servicios personales; 6 mil 383 millones 556 mil 313 pesos a gastos de operatividad y 1 mil 451 millones 258 mil 124 pesos que se dividen en programas de prevención de embarazo, cáncer y control de obesidad, entre otros.

Con la implementación de las medidas de “austeridad para combatir la corrupción”, Hacienda giró dos memorandos: uno el 3 de mayo, con el que congeló 339 millones 516 mil 710 pesos, y el segundo, fechado el 15 de mayo, donde anuncia otro congelamiento por 454 millones 820 mil 713 pesos, es decir un total de 794 millones 337 mil 423 pesos.

Hacienda especificó en un memorando que “no habrá personal de confianza ni altos mandos en las delegaciones federales de las dependencias y entidades y en la función de representante de todas las instituciones del gobierno federal, para lo cual se apoyará en el personal operativo de base”.

Esparza Márquez coincidió con Ana Paola López, diputada integrante de la Comisión de Salud, y con Marco García Ayala, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, quienes señalaron que el sistema de salud está en colapso con el despido, hasta ahora, del 50 por ciento de los 47 mil 724 trabajadores de confianza.

García Ayala, dijo que “vemos largas filas de espera, suspensión y reprogramación de citas de estudios clínicos y también de cirugías. Un médico solo puede atender a 20 pacientes, de acuerdo con los protocolos”.

Comentaron que la centralización de recursos ha generado un desabasto superior al 40 por ciento de medicamentos del cuadro básico, desde paracetamol, antirretrovirales y oncológicos en Tamaulipas, Nuevo León, CDMX, Coahuila, Jalisco, Hidalgo, Puebla, Estado de México y Guanajuato.

Al reducir 30 por ciento los gastos operativos en combustible, lubricantes y aditivos para maquinaria, equipo y servicios administrativos “impactaría en el traslado de vacunas, pacientes y comunicados oficiales. No se podrán imprimir solicitudes para los estudios médicos, recetas, recibos, carnet para los pacientes y el personal no contaría con lo indispensable para las actividades asignadas”, de acuerdo con un diagnóstico de directivos de los institutos y hospitales afectados.

Asimismo establece que la interrupción del suministro de diésel implicaría la suspensión de vapor y agua caliente en hospitales; eliminar la investigación afectará el desarrollo de las nuevas técnicas de diagnóstico y tratamiento de enfermedades emergentes.

Señalan también que la reducción del 50 por ciento de los servicios personales se afectará a las contrataciones de pruebas de laboratorio, recolección de residuos biológicos infecciosos, se afectaría el servicio de farmacia, abasto de material de curación, laboratorio y banco de sangre, hemodiálisis, y alimentación.

Al Instituto Nacional de Geriatría se le congelaron más de 51 millones de pesos.

El Instituto Nacional de Cancerología, sufrió un recorte de casi 226 millones de pesos, además ya no obtendrá los recursos compensatorios del Seguro Popular que de 2013 a 2017 significaron casi 2 mil 500 millones de pesos.

En tanto que, los institutos nacionales de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán; de Pediatría; de Salud Pública; de Medicina Genómica, así como el Centro Nacional de Transplantes presentan entre 20 y 50 por ciento de recortes presupuestales y otro tanto de recursos congelados.

Así que el panorama para la salud entra en terapia intensiva pero sin personal para atenderlo, sin material quirúrgico, ni medicinas.

(Con información de Milenio)

Comentarios