Sergio Aguayo gana batalla legal a Humberto Moreira

Fue desechada por falta de pruebas la acusación por daño moral presentada por el expresidente del PRI

13 junio 2017.- Sergio Aguayo al acudir al tribunal por el juicio presentado por Moreira, acompañado del abogado Sergio Beristain
- Publicidad -

Después de tres años, un juez emitió su fallo a favor del periodista Sergio Aguayo donde lo absuelve de cualquier delito de daños a la moral en contra del exgobernador de Coahuila Humberto Moreira.

El 20 de enero de 2016, el periodista con 48 años de trayectoria publicó en el diario Reforma una columna donde acusaba la pasividad de las autoridades ante el combate a la corrupción del exmandatario estatal.

En esas fechas, el también expresidente del PRI, había sido detenido en Madrid por delitos de organización criminal, lavado de dinero, malversación de recursos públicos y cohecho, sin embargo fue liberado un mes después.

En su texto periodístico, Aguayo señalaba: “Moreira es un político que desprende el hedor corrupto; que en el mejor de los escenarios fue omiso ante terribles violaciones a los derechos humanos cometidos en Coahuila, y que finalmente, es un abanderado de la renombrada impunidad mexicana”.

Estas palabras fueron base del argumento de la defensa de Moreira para acusar por daños a la moral al escritor.

El Gobierno de Moreira (2005-2011) dejó cifras estratosféricas de deuda, pues recibió al estado con 25 millones de dólares de deuda y al dejar su mandato esta quedó en 2 mil 500 millones de dólares.

Aunque fue señalado por tener supuestos vínculos con el grupo criminal de Los Zetas, y por usar las arcas de Coahuila como caja chica para financiar campañas políticas del PRI y la presidencial de Enrique Peña Nieto, nunca se le demostró delito alguno.

En el caso de Aguayo, un juez ha considerado que la libertad de expresión y los motivos profesionales del autor para escribir su columna prevalecen por encima de los posibles daños a la moral causados.

Moreira exigía desde un principio una indemnización de 10 millones de pesos.

El politólogo considera que probablemente la finalidad de la demanda ni siquiera consistía en ganarla, pues “era extravagante y no tenían pruebas”, sino solo buscaba hostigarlo, agotarlo y endeudarlo hasta tal punto que dejara de investigar la posible responsabilidad del exgobernador en las matanzas que perpetraron los cárteles de la droga en su entidad, como en el caso de Allende o en la prisión de Piedras Negras.

Y reitera que “mi caso evidencia que los métodos de acoso a los periodistas en México no solo consisten en amenazas de muerte, sino también en el hostigamiento judicial. Muchos colegas, sobre todo de fuera de la capital, no han tenido tanta suerte como yo y hasta han tenido que hipotecar su casa para hacer frente a los costos del juicio”.

El columnista aseguró que a pesar de que el bufete de abogados que lo representó lo hizo sin cobrarle nada, en tres años de juicio se ha gastado más de 400 mil pesos.

Lamenta que tal estrategia esté ampliamente extendida en el país y que no esté contemplada en ninguno de los mecanismos de protección a periodistas que ofrece el Gobierno.

“Desgraciadamente, en nuestro país los periodistas hemos tenido que acostumbrarnos a convivir con el acoso del poder, de políticos, empresarios o del crimen organizado. Y este hostigamiento tiene diferentes métodos y estrategias para tratar de silenciarnos, una de ellas es la judicial”, señaló.

(Con información de El País)

Comentarios