Senadores reciben estímulo ¡por ir a sesiones!

Adicional a su salario, obtienen apoyos por alimentos, gasolina y hasta estacionamiento para sus empleados

- Publicidad -

En la Legislatura que está por concluir, a los senadores les daban un estímulo de 700 pesos cada vez que asistían a una sesión en el pleno de la Cámara alta.

Así lo refiere el documento “Plan de austeridad republicana”, elaborado por el morenista Ricardo Monreal, el cual detalla que, independientemente de la dieta de 118 mil pesos y diversos “apoyos” por 45 mil pesos mensuales, los senadores recibieron el estímulo adicional a través de sus grupos parlamentarios, lo que dejó el reparto en la opacidad, pues ni la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha logrado hasta el momento revisar esas bolsas millonarias.

El “estímulo” representó un gasto de 2.4 millones de pesos tan solo por las 27 sesiones a las que acudieron los senadores en el periodo ordinario febrero-abril de este año.

No obstante, como parte de la austeridad que los legisladores de Morena pretenden implementar en la Cámara Alta, buscarán  eliminar dicho concepto.

“Eliminar el concepto de atención a senadores en día de sesión por el que, vía grupos parlamentarios, se entregan 700 pesos por sesión a cada legislador”, plantea el documento de Monreal Ávila.

A ese “apoyo” monetario se suman los buffets de comida que son instalados en un pequeño desnivel del salón de plenos, así como la distribución de fruta y semillas que se entrega a los senadores en sus oficinas.

Según los reportes de gasto de la Cámara Alta, solo en 2015, 2016 y 2017 fueron servidos un total de 224 buffets para los legisladores.

El gasto por “Alimentación y utensilios” del Senado en esos años fue de 81 millones de pesos.

En 2017, senadores del PAN informaron que entre los apoyos que reciben mensualmente están 10 mil pesos para gasolina, 10 mil pesos para consultas médicas, análisis y medicamentos, otros 10 mil para capacitación, 5 mil 600 pesos para comida, 5 mil pesos para reparaciones de su vehículo y 5 mil pesos para telefonía móvil.

Y por si eso fuera poco, pese a contar con una nueva sede, el Senado gasta al año más de 11.3 millones de pesos en la renta de estacionamientos en zonas aledañas a su edificio, donde son resguardados 550 vehículos pertenecientes a los trabajadores o que están al servicio directo de los legisladores.

(Con información de Reforma)

Comentarios