Senador de Estados Unidos critica al TLCAN, pero se beneficia de él a todas luces

El demócrata Joe Donnelly ha sido crítico de empresas que trasladan sus empleos a México, sin embargo el mismo envía materiales a fábricas en nuestro país a través de su empresa familiar.

- Publicidad -

El legislador por el estado de Indiana Joe Donnelly es un verdadero maestro en el arte de la hipocresía.

Por un lado ha sido un duro crítico de Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN), particularmente de la compañía de aires acondicionados y calderas Carrier por trasladar su mano de obra a México y reducir su presencia en suelo estadounidense.

Sin embargo por el otro lado, el congresista ha sacado beneficio del tratado, a través de su empresa familiar Stewart Superior Corp., aprovechándose de las políticas del TLCAN para enviar material a nuestro país y que este pueda ser trabajado por mano de obra barata.

Según un reportaje de la agencia AP que tuvo acceso a diversos documentos aduanales, la empresa de Donnelly ha enviado durante más de un año miles de kilos de materiales a fábricas en territorio mexicano, donde la compañía se dedica producir almohadillas para tinta entre otros artículos, para después ser regresados a las instalaciones de Superior en California.

Aunque la compañía es en realidad administrada por el hermano del político, Joe Donelly fungió como ejecutivo y asesor general antes de ser elegido por primera vez para el Congreso en el 2006, además de que sus propios estados financieros revelados en mayo pasado detallaron que es dueño de acciones con un valor de 50 mil dólares en la empresa y encima se llevó de entre 15 mil a 50 mil dólares en dividendos solamente el año pasado.

Para expertos en materia comercial como Alejandro Ruelas Gossi, la participación del demócrata en la empresa familiar constituye a todas luces un “acto de hipocresía”, pues mientras un día condena enérgicamente al TLCAN, al siguiente se beneficia a través de los mismos acuerdos que pregona estar en contra de.

Apenas el año pasado Donelly habló pestes del TLCAN por permitir a empresas como Carrier “trasladar empleos a México, donde pagan tres dólares la hora, beneficiándose de la mano de obra más barata que se puede conseguir, y después traer de vuelta los productos a Estados Unidos”

No obstante, una vez que Trump ganó la elección, Carrier anunció que conservaría alrededor de 800 empleos en Indiana, por lo cual Donnelly agradeció profundamente al nuevo Mandatario comprometiéndose a apoyarlo para evitar que más empresas sean desplazadas fuera del país.

Por si fuera poco, desde el inicio de su carrera política Joe Donnelly ha propuesto terminar con el “outsourcing” y ahora quiere obligar a las compañías a revelar si están trasladando sus empleos al extranjero a través de un nuevo proyecto de ley.

Probablemente debería empezar por revelar cuantos empleos ha dejado escapar a México, antes de lanzar más críticas.

(Con información de El Universal)

Comentarios