Segundo al mando en Banxico asegura que no se generará “un vacio” con la salida de Carstens

Alejandro Díaz de León, afirma que la economía mexicana se adaptará en caso de que finalice el TLCAN.

- Publicidad -

El subgobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, quien figura como unos de los favoritos para quedarse con el puesto de Gobernador, dijo en entrevista para el diario El Pais, que aunque aún no se sabe quién ocupará el puesto de Agustín Carstens tras su salida este próximo 30 de noviembre, si tiene la certeza de que “cinco miembros de la junta de gobierno actual” van a continuar, lo cual “debe dar una señal muy clara de continuidad en el quehacer del banco central”.

No obstante, a pregunta expresa sobre si piensa que él podría suceder a Carstens en el puesto, Díaz de León admitió que aunque no puede contestar en primera persona, reconoce que “es un honor y un privilegio estar en la junta de gobierno de Banxico y trabajar por el bien del país, pues considera que “es una posición que permite transformar y contribuir a la transformación de México”.

Dijo que los retos que enfrentará Banxico en el futuro deberán ser asumidos por toda la Junta de Gobierno y no solo por el nuevo titular, ya que “México enfrenta un entorno externo particularmente complejo, pero ha venido construyendo desde hace muchos años elementos que le dan solidez y resiliencia frente a estos factores. Y el banco central seguirá siendo una fuente de certidumbre y de anclaje macroeconómico”.

Además recalcó que “la incertidumbre sobre el futuro del TLC ha sido uno de los elementos con mayor relevancia en los mercados financieros, en particular en el tipo de cambio”, mientras que el proceso electoral del 2018 es algo todavía “relativamente lejano, pero es cierto que en el año entrante tomará mayor relevancia”.

Diaz de León explicó de igual forma, que la independencia de Banxico está garantizada en la Constitución, pues empezó a funcionar desde hace 23 años, y “ha ido enraizando en la percepción pública el beneficio de que el banco central se maneje con un mandato claro, un horizonte de largo plazo y ajeno a los ciclos políticos”.

Ante el escenario de “Película de Terror” para México, que planteó Carstens el año pasado con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, el subgobernador dijo en tono de broma que no le gusta elaborar en las analogías de su aún jefe, pues “las usa y le salen bien, así que se las dejamos a él” .

No obstante, afirmó que ante una posible ruptura del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el “escenario base sigue siendo que se alcance una versión nueva del acuerdo, “pero la economía mexicana y su sistema financiero son resilientes frente a una amplia gama de choques y desviaciones de ese escenario. En los dos últimos años ya hemos podido hacer frente a varios factores de riesgo, con una combinación de política fiscal y política monetaria restrictiva”.

Al tocar el tema de los bajos salarios en el país, Diaz de León apuntó que estos, “deben ir siempre aparejados a ganancias en productividad. De otra manera podríamos tener episodios no favorables que ya hemos vivido en el pasado, cuando se creía que se podía acelerar el ritmo de aumentos salariales en desapego a la productividad. Es una carrera de largo aliento y, para que las ganancias sean sostenibles, deben estar siempre ligadas a productividad”.

Por último, al ser cuestionado sobre el tema de la inseguridad en el país y el récord de homicidios registrados en el mes de octubre, el subgobernador dijo que “lo que se percibe en encuestas a empresarios y a consumidores es que es una variable que gravita sobre la inversión y el consumo”.

En ese tenor, recalcó que el mensaje que manda Banxico es “la importancia de reforzar esa parte institucional para poder obtener el potencial de los factores de capital y trabajo con los que contamos”.

(con información de El País)

Comentarios