Se volteó la tortilla

- Publicidad -

En nuestro México, el que la hace no la paga. Peor aún, el que la hace, lo vuelve a hacer, se ufana, se indigna y además nos la cobra. Algunos dirán que es una maldición cultural, pero no hay que irnos 500 años atrás para demostrarlo; bastarían 10. Con ustedes: Odebrecht.

Comentarios