Se va Eruviel, pero llega aumento al transporte público

Las tarifas no se incrementaban desde el 16 de mayo de 2013, fecha en que se realizó un ajuste al servicio público de pasajeros, hasta el mes de septiembre de 2017.

- Publicidad -

El Secretario de Movilidad del gobierno del Estado de México, Edmundo Ranero Barrera, dio a conocer la autorización para que se aumenten las  tarifas del servicio de transporte público concesionado. El pago mínimo pasará de 8 a 10 pesos.

“Es el resultado de un estudio profesional, de acuerdos con transportistas que, a cambio de ello, están asumiendo compromisos para mejorar el servicio, para garantizar más seguridad a los usuarios”, dijo el funcionario.

Ranero Barrera informó que este aumento se da tras la conclusión de los estudios técnicos realizados por el Instituto Estatal del Transporte, conforme a la normatividad, que comprendió revisiones de campo en todos los derroteros del Estado de México.

Las tarifas no se incrementaban desde el 16 de mayo de 2013, fecha en que se realizó un ajuste al servicio público de pasajeros, hasta el mes de septiembre de 2017.

Las variables económicas que se consideraron en el cálculo de la tarifa de mayo de 2013 a septiembre de 2017 son las siguientes: el Índice Nacional de Precios al Consumidor, el tipo de cambio FIX, publicado por el Banco de México y que permite cumplir con obligaciones contraídas en moneda extranjera (dólares) se ubicó en 17.8733 pesos, generando un incremento de 68.46 por ciento en el periodo.

Agregó también que la tasa de interés interbancaria y de equilibrio se ubicó en 7.371500, generando un incremento de 58.49 por ciento. También el salario mínimo obtiene un aumento.

Para considerar este aumento, también se consideró el costo de la gasolina Magna en la Zona de distribución Bajío que se ubica en 15.86 pesos por litro, con un aumento de 70 por ciento; el diésel se ubica en 16.42 pesos por litro con un incremento de 71.51 por ciento, considerando los costos del combustible más alto por región en el Estado de México.

Los  transportistas se comprometieron ante el Instituto a emplear los  recursos a la renovación del parque vehicular, adoptar medidas de seguridad para el usuario como implementar el botón de pánico, geolocalización, capacitar a sus operadores, realizar permanentemente revisiones físico mecánicas de las unidades, y acordar beneficios para grupos vulnerables. Veremos si todas esas maravillas llegan a cumplirse.

Con información de Milenio.

Comentarios