Se justifica Raúl Cervantes con “error administrativo”

El Procurador General de la República asegura, a través de su representante legal, que no tenía conocimiento de los datos de registro de su vehículo Ferrari de más de tres millones de pesos, ¡qué desprendido!

- Publicidad -

Luego de que el periódico Reforma diera a conocer que el Procurador Raúl Cervantes había dado de alta un Ferrari de más de 3 millones de pesos en el estado de Morelos, éste dio a conocer su versión del por qué emplacó su vehículo en esa entidad.

Por medio de su representante legal, Cristina Rocha Cito, en una carta enviada al Diario, se dice que el trámite no es ilegal pues Cervantes Andrade tiene una casa en Lomas de Cocoyoc desde hace más de 30 años.

El Procurador acepta ser el dueño del vehículo, mismo que compró en el 2011 cuando no era funcionario público y los recursos para hacer la compra parten de su trabajo en el despacho CEA-Abogados SC.

El alta del vehículo en una dirección diferente a la que tiene Cervantes en Morelos se debe a que la empresa que exportó y vendió el auto fue quien hizo ese trámite.

La carta afirma que Raúl Cervantes se enteró de la realización de ese trámite luego de leer el periódico y agrega que ya se hacen los trámites pertinentes para corregir la falla.

Por ello, se argumenta, no hay un problema legal “ni siquiera un beneficio fiscal, lo que hay es un error administrativo en el registro de un domicilio a otro en Morelos”.

Esa es la simple y llana explicación que da el funcionario (más de medio día después de haberse difundido la publicación, por supuesto).

Todo se complica cuando Cervantes es el centro de disputa entre el Gobierno al que pertenece y las dirigencias de algunos partidos que se oponen a que el Procurador se convierta en el primer Fiscal de la Nación.

Hoy, ese error administrativo abona a acrecentar una de las más graves crisis legislativas de las que se tenga memoria.

¡Tan sencillo que es revisar los documentos cuando se emiten!

Suponemos que ahora demandará a la agencia de autos, por tamaño lío en el que lo metió.

Comentarios