Se dispara el robo a trenes

En un año, esta modalidad aumentó en un 476%

- Publicidad -

En 2017 el robo a trenes aumentó en un 476 por ciento.

Mientras que en los primeros tres meses del año pasado se reportaron 125 robos de tren en todo el país, en el último trimestre se registraron 720, según datos del Sistema Ferroviario Mexicano.

De los 720 casos que hubo en el último trimestre de 2017, el tipo de robo más frecuente fue la sustracción de producto-carga, con 532.

No obstante, los robos van desde productos o carga, hasta componentes de unidades de arrastre, cables y partes de vías o de señales.

Los estados de Veracruz, Puebla, Guanajuato y Querétaro concentran casi la mitad de los atracos a trenes que se cometen en el país.

Los descarrilamientos han puesto en alerta a las autoridades, pues se han vuelto más frecuentes y se realizan para sustraer lo transportado en los vagones pero muchas veces se trata de material peligroso que pone en riesgo a las poblaciones cercanas. 

“Están quitando los clavos y las grapas con las que se sujeta el riel. Llevamos cuatro descarrilamientos en 10 días y esto realmente nos preocupa porque en esta línea movemos productos químicos peligrosos.

“Uno de ellos, el del 30 (de abril) fue en un puente de 40, 50 metros de altura, no se cayó el tren de milagro”, declaró María de Lourdes Aranda, directora de Relaciones con Gobierno y Comunicación de Ferromex.

“Nos están causando un daño muy, muy serio. La afectación a ciertas empresas es crucial. Impacta la economía tremendamente, y entonces también muchos de los importadores dicen: ‘Ya no sé si quiero hacer negocios en México’”, añadió.

Por está razón, las encargadas del transporte por ferrocarril están considerando seriamente solicitar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) la suspensión de servicio para materiales peligrosos.

Entre los riesgos a la población que identifica Ferromex por estos deslizamientos y descarrilamientos están la volcadura de equipo ferroviario sobre casas-habitación y explosiones.

Además, intoxicación o envenenamiento por fugas o derrames de material peligroso, como cloro, óxido etileno y amoniaco en zonas pobladas.

Cabe señalar que entre enero y marzo de 2018, Ferromex presentó 204 denuncias ante la Procuraduría General de la República.

(Con información de Reforma)

Comentarios