Se agrava crisis en Pemex

Su director, Octavio Romero Oropeza asegura que la petrolera atraviesa la peor crisis de su historia. El Gobierno insiste en inyectarle recursos, pero expertos advierten que estos podrían ser insuficientes

Octavio Romero Oropeza, director de Pemex. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

Petróleos Mexicanos (Pemex) registró una pérdida neta de 480 mil 966.3 millones de pesos en 2020. 

Lo anterior representa una pérdida superior en 38 por ciento a la registrada en 2019, la cual ascendió entonces a 347 mil 911.1 millones de pesos. 

De acuerdo con su titular, Octavio Romero Oropeza, la empresa vivió su mayor crisis derivada de la pandemia y la caída de los precios del petróleo a escala global y no se trató de un caso exclusivo de Pemex. 

“El año 2020 fue de gran complejidad para la humanidad y la industria petrolera. La pandemia del COVID-19, ocasionó la crisis más severa en toda su historia, los precios bajos del crudo y productos petrolíferos y una caída en el consumo de combustibles, erosionó los flujos de efectivo en todas las compañías petroleras”, expresó Romero Oropeza en conferencia con inversionistas. 

“Petróleos Mexicanos no fue ajeno a esta situación mundial y enfrentó la peor crisis de su historia; sin embargo, gracias a los avances, ajustes y logros que realizamos en el primer año de la administración la empresa pudo salir adelante”, presumió el directivo. 

De acuerdo con la información financiera enviada a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), este aumento en la pérdida neta de Pemex se derivó de una caída en ventas de 32 por ciento, al sumar 953 mil 729.8 millones de pesos, contra 1.4 billones de pesos de 2019.

Esta caída en ventas, aunado a mayores gastos de administración, los cuales se incrementaron 12 por ciento, llevaron a que Pemex registrara una pérdida operativa 34 mil 500.5 millones de pesos, que contrasta con la utilidad operativa de 37 mil 029.6 millones de pesos registrada en 2019.

Romero Oropeza dijo que Pemex cumplió con los compromisos de pago del servicio de la deuda, las obligaciones de pago de impuesto a la hacienda pública y se logró mantener el flujo de pagos a contratistas y proveedores.

Destacó que por cada peso que invirtió el gobierno en la empresa productiva del Estado, recibió 12.9 pesos de retorno, siendo el mayor contribuyente para el país.

Al respecto, Jorge Sánchez Tello, director del programa de investigación aplicada en el FUNDEF (Fundación de Estudios Financieros) considera que si Pemex fuera cualquier otra empresa, técnicamente estaría en quiebra, porque su deuda es mucho mayor a sus ingresos. A partir del 2014 la situación de Pemex se vino a agravar más”. 

A pesar de los resultados, el Gobierno ha decidido rescatar a la empresa a toda costa. 

Tan sólo entre 2019 y 2020 se le han otorgado a Pemex 368 mil millones de pesos entre inyecciones de capital, reducción de la carga fiscal, apoyos federales y recientemente, canjeo de pagarés por pensiones.

En recientes días, el Gobierno federal anunció otro apoyo fiscal por 73 mil 280 millones de pesos para este año, además de reducir la tasa del pago por el Derecho de Utilidad Compartida (DUC) de 58 a 54 por ciento.

“No hay ninguna empresa en el mundo que tenga tanta deuda y tantos problemas financieros. Si Pemex llega a quebrar más puede arrastrar al país”, advirtió Sánchez Tello.

Desde la perspectiva de los expertos, la única salida de Pemex es reestructurar la empresa a profundidad, deshacerse de activos que no le generan flujo y que el Gobierno federal asuma parte de su deuda. De otra forma, los esfuerzos serán insuficientes.

Según el análisis del FUNDEF, esto podría costar entre 10 a 12 puntos del PIB, o 2.9 billones de pesos.

(Con información de Milenio y Reforma) 

Comentarios