Se agita el PRI; no quieren a su dirigencia

Priistas inconformes con su dirigencia acusan represalias en su contra luego de manifestar su descontento.

- Publicidad -

Luego de que un grupo de priistas manifestara su inconformidad contra las decisiones de la dirigencia del partido, encabezada por Enrique Ochoa, el líder de la CNOP, Arturo Zamora, les respondió.

Dijo que se trataba de “políticos de café” que lo único que buscaban era dañar al partido y los acusó de estar frustrados.

“Son políticos de café que se reunieron a criticar y dañar a nuestro partido. No representan al priismo nacional, porque sus palabras están expresadas desde la frustración”, aseguró el senador a través de un comunicado.

Además, señaló que las críticas que hace el grupo de priistas no están sustentadas ni tienen una visión del pasado del PRI.

Reclamó la ausencia de esos personajes durante la contienda pasada y los criticó de no defender el proyecto del Presidente y las causas de los mexicanos.

El viernes pasado se reunieron 89 militantes del tricolor para exigir que el próximo candidato presidencial sea elegido por las bases y los simpatizantes, sin sumisión ante el Presidente Enrique Peña Nieto.

Demandaron también que el PRI no postule a alguien vinculado al Partido Acción Nacional o a quien no tenga trayectoria en el tricolor.

Ivonne Ortega, ex Gobernadora de Yucatán, presente en esa reunión, descalificó que en los pasados comicios electorales el PRI haya visto reducidos sus votos hasta en casi cinco millones, lo cual evidencia la pérdida de competitividad del organismo político.

Este domingo, Ortega, quien también fuera secretaria general del tricolor, denunció el lanzamiento de una campaña en su contra a través de redes sociales, como represalia por las críticas que lanzó contra su partido en la reunión del viernes.

“Ayer critique al PRI y a sus viejas prácticas. Hoy me están atacando en Twitter con una campaña negra de mala fe. Vuelvo a preguntarme. ¿Fuego amigo?”, preguntó la yucateca y remató diciendo que a Luis Donaldo Colosio también lo presionaron para que callara sus inconformidades.

A ella, advirtió, no la callarán.

Comentarios