Santa Sede investigará a Legionarios de Cristo

AFP PHOTO / Alberto PIZZOLI
- Publicidad -

Los Legionarios de Cristo se someterán a una investigación de la Santa Sede por la negligencia y el encubrimiento de los abusos cometidos por el padre Fernando Martínez Suárez contra menores de edad.

Así lo informó la Congregación a través de un comunicado en el que manifestaron su disposición a colaborar en la investigación.

“La Congregación se someterá a una investigación, en coordinación con el Dicasterio competente de la Santa Sede, para individuar las responsabilidades personales por negligencia o encubrimiento en este caso”, expresó la organización clerical.

“Desde ahora la Congregación de los Legionarios de Cristo y los miembros individuales de nuestro territorio que han sido mencionados públicamente en este contexto aseguran su plena colaboración con esta investigación, así como con las instancias civiles que decidan acoger las denuncias presentadas en relación con este caso”, añaden en el texto.

Los Legionarios reiteraron que les avergüenza la situación y no haber apoyado a las víctimas en su momento.

Por lo cual, les piden perdón y les manifiestan su intención de subsanar su falta y reparar el daño.

El pasado 13 de enero se notificó a Martínez Suárez su pérdida del estado clerical tras comprobarse al menos ocho abusos de menores entre 1990 y 1993 en colegios de Cancún, Quintana Roo, y la Ciudad de México.

Entre las personas señaladas de encubrir los abusos de Martínez se encuentran Eloy Bedia Diez, quien en ese momento era director territorial, así como Aurora Morales, quien era maestra del Instituto Cumbres de Cancún.

Eloy Bedia Diez renunció a su participación en el Capítulo General de Los Legionarios de Cristo, que es el máximo órgano de gobierno de la Congregación, tras ser señalado de encubrir los abusos del padre Fernando Martínez Suárez.

Lo cual rechazó rotundamente y atribuyó al director general quien, aseguró, lo envió a Cancún a encontrarse con las familias de las víctimas.

Agregó que comenzó a ser director territorial en 1992 y no estaba al tanto del historial de Fernando Martínez.

“Como es sabido por todos, en la época, las decisiones sobre procesos y movimientos de personal correspondían al director general”, comentó.

(Con información de Reforma)

Comentarios