Reportan aumento de decesos y saturación en el IMSS

La nueva administración, a cargo de Zoé Robledo, prevé cambiar el rumbo y aumentar el presupuesto para atender los rubros más olvidados

Zoé Robledo, director del IMSS ante el Senado
- Publicidad -

En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) el porcentaje de defunciones ha aumentado de 3 a 4 por ciento durante los últimos 20 años, por cada 100 egresos hospitalarios.

Así lo dio a conocer el director general del Instituto, Zoé Robledo, quien este lunes compareció ante las comisiones unidas de Salud y Seguridad Social del Senado de la República.

El funcionario informó también que la ocupación hospitalaria subió de 85 a 95 por ciento y que la infraestructura médica es insuficiente y no se explota en todo su potencial por falta de personal.

“Esto genera que anualmente haya 3 millones de pacientes en consulta de especialidades con diferimiento de cita y 10 mil pacientes con diferimiento de cirugía programada, y algunos tienen que esperar más de 30 días”, expresó.

Robledo considera que el organismo alcanzó una quiebra técnica, porque tomó una ruta neoliberal que derivó en costos excesivos en abastecimiento, construcción y equipamiento de infraestructura, un desbordamiento de la burocracia, y condiciones de jubilación que resultaron a la larga inviables, generando presiones de gasto sin soporte de ingresos.

Por lo cual, el titular del IMSS dijo que se requiere un cambio de rumbo en el instituto.

Y adelantó que en 2020 se invertirán 3 mil 600 millones de pesos para contratar 5 mil 177 médicos y mil 736 plazas de enfermeros.

Además de que para infraestructura hospitalaria y equipamiento, la inversión para el próximo año será de 12 mil 712 millones de pesos.

También prevé invertir 1 mil millones de pesos en Unidades Médicas de Tiempo Completo para ampliar horarios de los quirófanos a turnos vespertinos y fines de semana.

Así como hasta 20 mil millones de pesos en la prestación de servicios médicos integrales, tales como laboratorio, banco de sangre, mínima invasión, diálisis, hemodiálisis, oftalmología, digitalización e imagen, cirugía cardiovascular, entre otros.

Zoé Robledo explicó que a través de la Orientación Médica Telefónica, Telemedicina y Atención Domiciliaria, se ampliará el acceso médico y se reducirá la necesidad de acudir a las Unidades Médicas y Hospitales hasta en 20 por ciento además del uso de camas hospitalarias.

Con todas estas acciones, informó, se espera incrementar en 15 mil el número de cirugías programadas sin tiempos prolongados de espera, lo cual abatiría casi por completo el diferimiento quirúrgico corriente, así como para consultas de especialidades a menos de un mes para 400 mil pacientes, que representa casi el 15 por ciento de los diferimientos anuales de este tipo en el primer año de implementación de la estrategia.

(Con información de El Heraldo y Reforma)

Comentarios