Ni un día le duró gusto de la reforma eléctrica a AMLO; un juez le pone freno

El gobierno tiene la posibilidad de impugnar la decisión judicial que favorece a empresas participantes de la industria eléctrica

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

Un juez de distrito ordenó este jueves la suspensión temporal de la aplicación de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, un día después de su entrada en vigor, después del amparo presentado por una empresa fotovoltaica.

Esta es la primera victoria del sector privado frente a este proyecto presidencial.

Las empresas energéticas, las más afectadas por la nueva norma, consideran que esta viola el principio constitucional de la libre competencia al otorgar condiciones ventajosas a la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre las plantas privadas, muchas de ellas renovables.

En el acuerdo, el juez segundo de distrito especializado en competencia económica de la CDMX ha determinado que la suspensión debe beneficiar a todas las empresas participantes en el mercado eléctrico mayorista, no solo a Parque Solar Orejana, la compañía denunciante.

El juez recuerda que ha concedido suspensiones similares con la finalidad de “proteger los derechos de libre competencia”.

El próximo 18 de marzo el juzgado determinará si otorga la suspensión definitiva a la compañía mientras resuelve el fondo del asunto, así que el gobierno tendrá oportunidad de presentar alegatos en contra de la suspensión.

Esta decisión abre la batalla legal para frenar la modificación a la Ley de la Industria Eléctrica, aprobada la semana pasada en el Senado.

Además de las empresas afectadas, organizaciones ambientalistas contemplan presentar amparos para impugnar un ley que, argumentan, choca con el derecho a un medioambiente sano establecido por la Constitución.

Antes de la aprobación de la norma, los partidos políticos de oposición también habían amenazado con presentar, a su vez, una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte.

Este es un golpe a la 4T que desde 2019 ha intentado dar marcha atrás, por la vía administrativa y sin cambiar la ley, la liberación del sector impulsada durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, todos sus intentos han sido paralizados en los tribunales a través de amparos de empresas y organizaciones ambientalistas.

Recientemente la Corte tumbó varios aspectos de la política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional publicada por la Secretaría de Energía que buscaba limitar la participación privada en el sector.

Con la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, Andrés Manuel López Obrador quería superar el impasse legal en el que habían acabado sus anteriores fracasos y empujar un nuevo modelo que elimina, entre otros aspectos, el principio de despacho económico por el que las plantas más baratas son las primeras en subir su electricidad a la red.

La CFE gracias a este cambio, tiene la prioridad en el despacho, sin importar el costo o antigüedad de sus centrales, por encima de las plantas renovables en manos de privados.

Pero, como demuestra el más reciente amparo, la estrategia del tabasqueño ha caído por el momentos en saco roto.

(Con información de El País)

Comentarios