Recorte de recursos a las ONG pone en riesgo su existencia

Juan Martín Pérez García. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que, como parte de su plan de austeridad, dejaría de dar recursos a las organizaciones no gubernamentales (ONG) por considerar que eran “intermediarias” y que no ejercían de manera eficiente el dinero público.

Según un informe de la Comisión de Fomento de las Actividades de las Organizaciones de la Sociedad Civil, conformada por un representante de las Secretarías de Desarrollo Social (ahora Bienestar), Gobernación, Hacienda y Crédito Público, y Relaciones Exteriores, la Federación destinó 6 mil 200 millones de pesos a las ONG en 2018, cantidad de la que prescindirán a partir de este año.

El Informe Anual de las Acciones de Fomento y de los Apoyos y Estímulos otorgados por Dependencias y Entidades de la Administración Pública Federal a favor de Organizaciones de la Sociedad Civil correspondiente a 2018 detalla que 2 mil 656 asociaciones recibieron, el año pasado, financiamiento por parte de 18 dependencias a través de convenios y acciones de fomento económico.

Sin embargo, según el Registro Federal de Organizaciones de la Sociedad Civil en el país, hay 22 mil 508 asociaciones que cumplen con los requisitos para acceder al dinero del erario.

La Ciudad de México es la entidad donde las ONG tienen más presencia: hay 4 mil 780; en el Estado de México, 2 mil 18; en Oaxaca, 1 mil 663; en Veracruz, 1 mil 387, y en Chiapas, 1 mil 55.

Muchas de ellas dependen del apoyo económico gubernamental, como los refugios de mujeres víctimas de violencia extrema, las asociaciones que ayudan a menores de edad en situación de calle, en conflicto con la ley, adictos, indígenas, trabajadores, con problemas de salud, entre otras.

Ante esta situación han tenido que recurrir a actividades extraordinarias para continuar para poder costear las actividades que forman parte de su labor social; ahora, venden condones, organizan conciertos, imparten talleres y diplomados, hacen alianzas con empresas, consiguen donaciones, planean fondeos a través de internet y firman convenios.

Sus representantes lamentan la decisión, pues aseguran que hay grupos vulnerables de la sociedad a los que el Gobierno no ha podido llegar y que, ante el recorte, se quedarán sin el respaldo de alguno de los dos.

“Las organizaciones apoyan a las comunidades más vulnerables que no atiende el gobierno. Es preocupante que les hayan quitado los recursos. [La decisión] generó incertidumbre, porque no se sabe qué va a pasar con las personas que eran beneficiadas por las ONG”, dijo al respecto Juan Martín Pérez, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

Por su parte Laura García Coudurier, directora ejecutiva del Fondo Semillas, que ayuda a financiar a quienes se quedaron sin recursos del Gobierno, afirmó que actualmente varias organizaciones están en crisis:

“Las que trabajan con dinero público la están pasando muy mal. Las más afectadas han sido las pequeñas, por ejemplo, las cooperativas de artesanas indígenas, los refugios de mujeres violentadas, la organización comunitaria que aborda temas de salud sexual y reproductiva”.

La experta criticó que antes de cancelar el financiamiento público, existían disparidades en la repartición de recursos: “La mayoría de las ONG recibía menos de un millón de pesos al año, pero hay otras con nexos políticos a las que se les entregaba hasta el triple de esa cantidad. Con el recorte al financiamiento, el presidente está afectando, como diría él, a las organizaciones del ‘pueblo bueno’”.

(Con información de El Universal)

Comentarios