Reconstrucción fallida a un año del terremoto del 07 de septiembre

- Publicidad -

La medianoche del 07 de septiembre, los pobladores de la zona centro y sur de México fueron sacudidos por la intensidad de un temblor como no había ocurrido en los últimos cien años.

El Servicio Geológico de Estados Unidos reportó que el movimiento telúrico tuvo una magnitud de 8.1; mientras que el Servicio Sismológico de México, detectó una magnitud de 8.2.

Se estima que el terremoto dejó un saldo de 99 muertos y millones de personas damnificadas por casas destruidas, especialmente en el estado de Oaxaca y en particular en el municipio de Juchitán, una empobrecida ciudad de unos 100 mil habitantes.

Ha pasado un año desde entonces y ahí sigue una gran cantidad de escombros, casas dañadas sin demoler y escuelas sin reconstruir.

Lo mismo en los otros 39 municipios de Oaxaca en los que se registraron daños severos y en otros 97 de Chiapas, así como en localidades aledañas.

Según cifras oficiales, Oaxaca reportó 65 mil 44 viviendas con daños parciales o totales y Chiapas 46 mil 773.

La ayuda gubernamental ha estado marcada por irregularidades que mantienen a la región “en estado de emergencia”.

Según el último informe que el saliente presidente Enrique Peña Nieto presentó el lunes pasado, el Gobierno otorgó más de 7 mil 362 millones de pesos a Oaxaca y más de 5 mil 323 millones a Chiapas.

¡Lo mismo que gastaba cada año de su mandato en publicidad (7 mil 800 millones de pesos tan solo en 2017)!

Después del 07 de septiembre, el Gobierno federal repartió entre los damnificados tarjetas en las que depositó dinero para la compra de materiales de construcción.

La gente se ha quejado de la deficiente ayuda. Las tarjetas fueron incluso clonadas. A eso se suma el aumento en los precios de material para volver a fincar o reparar.

Algunos damnificados han recibido el apoyo del Fideicomiso Fuerza México, impulsado desde el sector privado para aglutinar donaciones que han sido repartidas a diversos proyectos de reconstrucción, aunque los recursos también han tenido fines cuestionados.

Aunado a eso, las autoridades se vieron superadas por otro sismo de 7.1 de magnitud que azotó el centro de México el 19 de septiembre, dejando 369 muertos y daños millonarios, la mayoría en la capital Ciudad de México, pero esa, es otra historia.

(Con información de AFP)

Comentarios