Reconocen autoridades capitalinas que habrá damnificados que deberán volver a comprar sus inmuebles

Especialistas coinciden en que los créditos por 2mdp para reconstrucción son una tomada de pelo y que pocos afectados tendrán la capacidad de pagar entre 15 y 18 mil pesos mensuales para saldar su deuda en los próximos 20 años.

- Publicidad -

La secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Patricia Mercado, fue muy clara:

“La demolición es el último recurso, si pueden ser reforzados a través de créditos, no necesitan volver a pagar su propiedad”, dijo la funcionaria capitalina, en referencia a los inmuebles dañados por el terremoto del pasado 19 de septiembre.

Lo cierto es que, en la Ciudad de México, al menos 160 edificios han sido catalogados en color rojo por las autoridades, es decir, que no podrán ser reforzados y tendrán que demolerse sin ninguna opción; los propietarios viven, además de en la calle, en la incertidumbre total, pues al parecer, ellos sí, como bien dijo Mercado, tendrán que volver a pagar su propiedad.

La opción que las autoridades locales les dieron, fue adquirir créditos por hasta 2 millones de pesos, de los que solo pagarán los intereses (9% anual), a 20 años.

Es decir, a través de mensualidades que irán de los 15 a los 18 mil pesos. 

No obstante que hay lugares, como el edificio localizado en la calle de Escocia, en Parque San Andrés, Coyoacán, en el que sus propietarios son, en su mayoría, personas de la tercera edad, con pensiones que no superan los 6 mil pesos al mes o con actividades que no les representan ingresos regulares.

¿Qué pasará con ellos? Ninguna autoridad lo ha podido responder.

Pero eso sí, la iniciativa de decreto de Ley de Reconstrucción enviada por el Jefe de Gobierno, Miguel Mancera, a la Asamblea Legislativa local (que no se ha discutido, ni tampoco aprobado, pero que ya cuenta con el respaldo del PRI, PAN y PRD) les pone como alternativa en el apartado de “Reubicación, reconstrucción y recuperación”, la posibilidad de que se vendan terrenos propiedad de la capital para ser reubicados, o sea, también representaría una ganancia para las arcas gubernamentales, que les negaría la posibilidad de continuar viviendo en donde originalmente tenían sus casas.

A tres semanas de que comenzó su tragedia, los vecinos afectados comienzan a darse cuenta, no sólo del abandono de las autoridades, sino también, de que probablemente serán víctimas de un nuevo abuso por parte de éstas.

Algunos, tal como demuestra un estudio presentado por el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, lo relacionan con que los principales daños ocurrieron en zonas consideradas de alta y muy alta calidad de vida, y por ello la desatención de las autoridades, quienes probablemente consideran que será más fácil para ellos recuperarse.

Otros, creen que el Gobierno federal no interviene en la Ciudad porque ésta no está a cargo de una administración priista o verde ecologista, como ocurre en Oaxaca y Chiapas.

Pero entre que son peras o manzanas, las autoridades ya están preparando la demolición de sus inmuebles, y aquí va la lista de cuáles serán los primeros:

1. Génova 33, colonia Juárez, delegación Cuauhtémoc.

2. Versalles 37, colonia Juárez, delegación Cuauhtémoc.

3. Tokio 517, colonia Portales norte, delegación Benito Juárez.

4. Patricio Sanz 37, colonia del Valle, delegación Benito Juárez.

5. Canal de Miramontes 3010, colonia Girasoles, delegación Coyoacán.

6. Paseos del río 10, colonia Paseos de Taxqueña, delegación Coyoacán.

7. Escocia 29, torre 2, colonia Parque San Andrés, delegación Coyoacán.

8. Escocia 33, colonia Parque San Andrés, delegación Coyoacán.

9. Hamburgo 112, colonia Juárez, delegación Cuauhtémoc.

10. Calzada de la Viga 1756, colonia Héroes de Churubusco, sección primera, delegación   Iztapalapa.

11. Concepción Béistegui 1503, colonia Narvarte, delegación Benito Juárez.

12. Sonora 149, colonia Roma norte, delegación Cuauhtémoc.

13. San Antonio Abad 122, colonia Tránsito, delegación Cuauhtémoc.

Comentarios