Reconoce la Iglesia católica: Norberto Rivera sabía de denuncias de pederastia

La Arquidiócesis asegura que registraron, a partir de 2010, seis casos de índole sexual en el que estaban involucrados sacerdotes católicos... ¡Sólo seis y sólo a partir de 2010!

- Publicidad -

El Cardenal Norberto Rivera reconoció que llegaron a él denuncias de índole sexual que involucraban a sacerdotes católicos: sólo seis y únicamente a partir de 2010.

Según un comunicado del Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), el pasado 26 de julio, Rivera Carrera compareció ante la agente del Ministerio Público, Susan García García, y reconoció que desde el 2010 a la fecha registraron seis denuncias de índole sexual que pesan sobre sacerdotes católicos.

Norberto Rivera respondió a las acusaciones hechas en su contra por los ex sacerdotes, Alberto Athié y José Barba en la Procuraduría General de la República (PGR), por supuesto encubrimiento de 15 sacerdotes pederastas.

En el  interrogatorio, el religioso mostró las copias de las denuncias que en su momento fueron presentadas por los vicarios episcopales, que son los representantes legales del Arzobispo.

La primer queja fue interpuesta el 12 de abril de 2014, ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), por Jorge Estrada Solórzano, Obispo Auxiliar de la Quinta Vicaría Episcopal, y la segunda el 14 de noviembre de 2016 por Adolfo Miguel Castaño Fonseca, Obispo Auxiliar de la Tercera Vicaría.

La tercera fue presentada el 15 de febrero de 2017, ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, por Diana Alejandra Pérez Rodríguez, en su calidad de apoderada legal de la Arquidiócesis, y la cuarta el 27 de febrero de 2017 ante la PGJDF por Alberto Antonio Zapata Verástegui, en su calidad de apoderado legal de la Arquidiócesis.

La quinta y la sexta fueron presentadas el 25 de mayo y el 16 de junio de 2017, también ante la PGJDF, por Crispín Ojeda, Obispo Auxiliar de la Sexta Vicaría, informó la Arquidiócesis.

El purpurado detalló que durante su gestión al frente de la Arquidiócesis Primada de México había sancionado a 15 sacerdotes, pero no todos por el delito de pederastia, sino por otros delitos tipificados en el Derecho Canónico.

El religioso enfatizó que estuvo apegado a la legalidad que, a partir del 19 de agosto del 2010 entró en vigor (artículo 12 Bis de la Ley de Asociaciones Religiosas), que obliga a los ministros de culto y a sus representantes a informar a la autoridad correspondiente sobre la probable comisión de delitos.

Explicó que los otros nueve casos fueron anteriores a la vigencia de la citada ley y sólo uno tuvo que ver con el delito de pederastia y el acusado está siendo enjuiciado penalmente por la información que la Arquidiócesis proporcionó al Ministerio Público.

“Los otros ocho casos fueron por conductas sancionadas por la ley Canónica, como defraudación financiera, maltrato a un adulto, revelación del secreto de confesión y otros que fueron hechos del conocimiento de las autoridades eclesiásticas”, expone la nota informativa de la Arquidiócesis.

Pero, aunque no hubiera estado estipulado en la legislación que denunciara, ¿a poco el Cardenal no sabía que el abuso sexual y la pederastia son delitos añejos y están establecidos como tal desde hace muuuuuuuchos años? ¿Eso acaso no lo hace cómplice?

Comentarios