Reconoce Del Mazo cuenta millonaria en Andorra

Asegura que no fue su mejor decisión

- Publicidad -

En relación a la publicación hecha por el diario español El País, que hace referencia a una cuenta que el gobernador priista del Estado de México, Alfredo del Mazo, abrió en Andorra cuando este era reconocido como paraíso fiscal, el mandatario estatal confirmó que, en efecto, dio de alta con 1.5 millones de euros una cuenta de ahorro en la Banca Privada de Andorra (BPA).

El mexiquense explicó a El País, pese a que no quiso responder un cuestionario que se le envió hace días, que en la parte final de su administración como presidente municipal de Huixquilucan, quiso explorar opciones para desempeñar alguna actividad fuera del escenario público.

Sin embargo, no le duró mucho el gusto, pues fue invitado a colaborar en el gobierno de Enrique Peña Nieto y se desistió de emprender negocio alguna. 

“En ese momento, exploré la posibilidad de participar en sociedad con una empresa que se dedica a la operación de estacionamientos públicos. Para llevarla a cabo, en su momento se decidió la apertura de la cuenta en el BPA. Reconozco que no fue la mejor decisión abrirla en este lugar”, admitió el político.

El acta interna del banco que menciona al gobernador advertía de que en 2012 Del Mazo era alcalde de Huixquilucan y que poseía el 10% de las acciones de la compañía de aparcamientos Pumasa SA de CV.

Según el documento, Del Mazo consiguió estas participaciones “por cesión” de uno de los accionistas, el contratista Daniel Madariaga, su “amigo y socio”. Sin embargo, en el registro de sociedades de México, ni Del Mazo ni Madariaga figuran como accionistas de Pumasa SA. Solo aparece uno de los hermanos de este último.

En la misiva enviada al diario español, Del Mazo Maza insistió en que sus declaraciones patrimoniales están completas.

Sin embargo, en su declaración de bienes de enero de 2017, no figuró su relación con el banco andorrano, ni la existencia de una sociedad instrumental holandesa a la cual presuntamente representaba; tampoco hace mención a la cuenta millonaria asociada a la misma, ni mucho menos a la participación en la empresa mexicana de estacionamientos llamada Pumasa S.A. de C.V.

En un acta levantada por la institución bancaria en cuestión, el gobernador del Edomex, que entonces seguía al frente de la alcaldía de Huixquilucan, se presentó como un empresario mexicano con la intención de colocar en el banco un capital derivado de su actividad empresarial y señaló que eligió a la BPA para “diversificar el patrimonio y la seguridad personal y familiar”.

No obstante, los 1.5 millones de euros depositados en la cuenta fueron congelados por las autoridades de Andorra en 2015.

La justicia andorrana investigó al gobernador por un presunto delito de lavado de dinero. Las investigaciones duraron dos años y recientemente fueron archivadas y los recursos liberados.

Para dar seguimiento al caso, las autoridades de ese país europeo buscaron apoyo de sus pares en México, pero lo que obtuvieron fue el no ejercicio de la acción penal en contra del mexiquense. Lo que valió la declaración de que México no colabora.

La juez Canòlic Mingorance, que ha investigado la mayoría de estos casos, ha expresado en ocasiones sus quejas por el silencio de México a sus requerimientos de información o “el carpetazo” que se dan allí a las diligencias de investigación que se remiten a Andorra como casos ya juzgados y lograr liberar el dinero embargado a distintos dirigentes del PRI.

Cabe mencionar que, ahora, el mandatario estatal asegura que ya no tiene fondo alguno en ese país europeo.

(Con información de El País)

Comentarios