Hay rebelión priista por las candidaturas a nivel nacional

Más de uno quiere su hueso y se inconforman por los métodos de selección que no les favorecen. ¡Como si el dedazo en ese organismo fuera novedad!

- Publicidad -

El tricolor está en aPRIetos. A nivel nacional, el partido oficialista está sufriendo una ruptura interna por la inconformidad de sus militantes ante algunos de los nombramientos de candidatos, particularmente al Senado y a las diputaciones federales.

Una de esas rebeliones se da en Sonora, en donde Sylvana Beltrones encabeza la fórmula para el Senado, pero el exdelegado de la Sedesol en el estado, Antonio Astiazarán, quien quiere ser postulado, dice que en el PRI no hay espacio para procesar las inconformidades.

Asegura que irá al final del proceso pues no le teme a la competencia sino que se debe “tener miedo a la incompetencia política”.

En Guanajuato, la aspirante Bárbara Botello y sus huestes han insultado a la diputada Azul Etcheverry acusando que a esta última la apoyan desde la cúpula de su partido.

Incluso, Botello dejó correr la versión de que está en pláticas con Morena.

En Guanajuato fue elegido Gerardo Sánchez como candidato a Gobernador. Este difundió una foto en la que no sale el senador Miguel Ángel Chico, quien también aspiraba a esa candidatura.

Dos exdiputados renunciaron al PRI por inconformidad en el proceso interno. Se trata de Samuel Gurrión de Oaxaca y Héctor Vela de Durango.

Otro que decidió poner fin a 33 años de militancia fue Gerardo Vargas Landeros, ex secretario de Gobierno de Sinaloa. Vargas dice que en su partido “han tomado el camino de las presiones y amenazas para pedirme que no me registre porque pudiera recibir represión y difamaciones que lesionen mi imagen pública y mis aspiraciones”.

En total, son 18 los estados del país donde se han manifestado las inconformidades de los militantes, y las amenazas están de a peso, pues van desde renuncias al partido, hasta impugnaciones al proceso interno y expresiones públicas de rechazo a la manera en que han procesado las postulaciones.

Lo que no han entendido los priistas es que en su partido las cosas son como siempre han sido: una decisión cupular determina quién es el candidato al cargo, no importando antecedentes, experiencia, imagen pública. Basta estar en el ánimo de quien palomea las candidaturas.

(Con información de Reforma)

Comentarios