El rebaño de los chivos

- Publicidad -

El jueves pasado en este espacio expusimos el último escándalo de Rosario Robles, del cual ella misma no afirmó ser inocente, lo que afirmó es que no hay pruebas en su contra, ni ninguna posibilidad de vincular el desvío con su persona.

La agenda pública marcó como prioritario este escándalo y el presidente electo, López Obrador, fue cuestionado sobre el tema el sábado pasado, en una entrevista banquetera, que reprodujo el Reforma y que tituló “Robles es chivo expiatorio.- AMLO” y cuyo primer párrafo decía textualmente:

“Rosario Robles es un chivo expiatorio, y las acusaciones en medios sobre los desvíos millonarios durante su gestión en Sedesol y Sedatu son un circo, afirmó el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador”.

Si bien es cierto que la transcripción completa de la nota no corresponde con la entrevista íntegra existente en video y algunas cosas se tergiversan así como otras se dan en un contexto distinto; el hecho es que la respuesta de López Obrador dio pie a un debate que polarizó aún más la arena política, no solo de la comentocracia, también de la sociedad en general.

Tan fácil que hubiera sido iniciar su respuesta con lo que afirmó más adelante cuando insistió en que no intervendrá en el poder judicial para encarcelar a Robles o a cualquier otro personaje señalado por corrupción, sino que dejará que las indagatorias sigan su curso:

“Si hay investigaciones abiertas, se van a continuar, pero eso no corresponde al ejecutivo, eso va a depender del poder judicial”.

Responder que Rosario Robles es un chivo expiatorio y las acusaciones en su entorno eran un circo, implicó un juicio – aunque esa no fuera su intención – que daba a entender que la actual secretaria de la Sedatu era solo un peón en el tablero político y quienes están por encima de ella estaban dispuestos a sacrificar.

Yo no tengo la menor duda de que en el esquema de corrupción de este sexenio hay cerebros maestros, reyes y reinas, que esperemos que el poder judicial pueda dar con ellos y vincular a proceso, muchos personajes que puedan estar por encima de Rosario Robles, pero de eso a que ella sea un peón, hay una enorme distancia, ella ha gozado del poder, del abuso y la opulencia de este sexenio.

El hecho de abrir un proceso en contra de la titular de la Sedatu no implica no investigar más a fondo y más arriba, en su contra hay suficientes elementos contenidos en las investigaciones y denuncias ya presentadas por la Auditoría Superior de la Federación con relación a Sedesol y Sedatu, así como toda la investigación llamada “Estafa Maestra”.

La ciudadanía votó el 01 de julio para desterrar la corrupción del país y acabar con la impunidad; para nuestra desgracia, este sexenio ha sido el más corrupto de la historia y habrá todo un rebaño de chivos, que queremos que se les investigue y de ser responsables, se les juzgue con todo el peso de la ley, también queremos al pastor y a quienes ayudaban a pastorear y cuidar el rebaño. No se trata de una cacería de brujas, ni de golpes mediáticos, se trata de hacer justicia y si esta nos lleva 30 años atrás y de acuerdo a la legislación es posible aplicarla, habrá que hacerlo, o ¿hay alguna otra forma de acabar con la mafia del poder?, esa es una interrogante sin desperdicio.

Comentarios